Ir al contenido principal

La Plaza Mayor y sus numerosos nombres


Si en otra ocasión dije que la calle Arenal no ha cambiado nunca de nombre, la Plaza Mayor no puede decir lo mismo. 

Los diferentes nombres que ha ostentado reflejan los distintos gobiernos sucedidos en España. 

Empezó llamándose plaza del Arrabal, por encontrarse fuera del recinto amurallado. En 1812 pasó a denominarse plaza de la Constitución. Tres años después, plaza Real, para volver a llamarse plaza de la Constitución en 1820. Otros tres años más tarde se llamó de nuevo plaza Real, durando con este nombre hasta 1833 en que volvió a llamarse por tercera vez plaza de la Constitución. Durante cuarenta años conservó este nombre hasta que, en 1873, fue proclamada la I República, y así la plaza, sin perder la costumbre de cambiar de nombre, fue bautizada como plaza de la República. Dos meses más tarde le fue añadido el apelativo de Federal, llamándose plaza de la República Federal hasta la restauración borbónica en 1874, en que recuperó el nombre de plaza de la Constitución. Popularmente siempre ha sido la Plaza Mayor, nombre que data de 1532 y que mantiene en la actualidad.  

¡Seis nombres en diez ocasiones!, son muchos para una plaza que aunque ya no sea la mayor en dimensiones, lo es en tradición y antigüedad. 

Del libro "Curiosidadesde y anécdotas de Madrid". Isabel Gea. Ediciones La Librería. 10ª edición. 
P.V.P. 6,50€
Compra online: www.edicioneslalibreria.es

Comentarios

Entradas populares de este blog

ASILO DE SANTA CRISTINA X

¿Por qué el edificio del Teatro Real tiene forma de ataúd?

El Teatro Real se construyó en el solar del antiguo teatro de los Caños del Peral que fue derribado por su mal estado en 1817. Un año más tarde, comenzó la construcción del nuevo teatro que se prolongó a lo largo de más de treinta años, siendo inaugurado en 1850 por la reina Isabel II. La planta del teatro resultó muy forzada por el solar que ocupaba, lo que había obligado al arquitecto Antonio López Aguado a articular la sala y el escenario de tal manera que quedaron muchos espacios vacíos así como un difícil tránsito a través de las alas y de las cajas de escaleras. Como la entrada por la plaza era de uso exclusivo para la familia real, y el público entraba por la fachada posterior en la plaza de Isabel II, los espectadores se veían obligados a recorrer interminables pasillos y escaleras. Pascual Madoz, en su Diccionario Geográfico señaló que «este edificio [el teatro] tiene la planta mas ingrata que para un edificio de esta clase ha podido elegirse». En cualquier callejero de Madrid…

ASILO DE SANTA CRISTINA VIII