Ir al contenido principal

ORIGEN DEL NOMBRE DE CARABANCHEL ...

... Y UNA GRACIOSA ANECDOTA


No se sabe a ciencia cierta cuál es el origen del nombre de Carabanchel. 

Se cree que puede proceder de garbanzal, por los muchos garbanzos aquí cultivados y de la palabra carab, que quería decir propietario de terrenos cultivables, en este caso de garbanzos. 

Antes de abril de 1948 había dos Carabancheles, el Alto y el Bajo, distantes entre sí dos kilómetros. 

El Alto se llamó así por estar situado en una pequeña colina a 672 metros sobre el nivel del mar y el Bajo estaba sobre una meseta llana a 625 metros. 

A mediados del siglo XIX, los Carabancheles se convirtieron en el lugar preferido de descanso y veraneo de las familias nobles de Madrid. 

A partir de 1948 en que fueron anexionados a Madrid, se unificaron constituyendo un sólo distrito. 

Cuando apareció la euforia de las autonomías, Carabanchel Bajo protagonizó una graciosa anécdota solicitando la autonomía para poder separarse de Carabanchel Alto. No trascendió de pura anécdota. 

Hoy, los dos Carabancheles se hallan unidos sin diferencias entre sí. 

Carabanchel Bajo es el que está más cercano al centro de Madrid, en el cual se conserva la ermita de Santa María la Antigua, precisamente la más antigua del municipio de Madrid.

Del libro "Curiosidadesde y anécdotas de Madrid". Isabel Gea. Ediciones La Librería. 10ª edición. 
P.V.P. 6,50€
Compra online: www.edicioneslalibreria.es

Comentarios

Entradas populares de este blog

¿Por qué el edificio del Teatro Real tiene forma de ataúd?

El Teatro Real se construyó en el solar del antiguo teatro de los Caños del Peral que fue derribado por su mal estado en 1817. Un año más tarde, comenzó la construcción del nuevo teatro que se prolongó a lo largo de más de treinta años, siendo inaugurado en 1850 por la reina Isabel II. La planta del teatro resultó muy forzada por el solar que ocupaba, lo que había obligado al arquitecto Antonio López Aguado a articular la sala y el escenario de tal manera que quedaron muchos espacios vacíos así como un difícil tránsito a través de las alas y de las cajas de escaleras. Como la entrada por la plaza era de uso exclusivo para la familia real, y el público entraba por la fachada posterior en la plaza de Isabel II, los espectadores se veían obligados a recorrer interminables pasillos y escaleras. Pascual Madoz, en su Diccionario Geográfico señaló que «este edificio [el teatro] tiene la planta mas ingrata que para un edificio de esta clase ha podido elegirse». En cualquier callejero de Madrid…

ASILO DE SANTA CRISTINA X

ASILO DE SANTA CRISTINA VIII