Ir al contenido principal

Indigente sí, pero con Smartphone ¡faltaría más!





El ABC de ayer trae una breve noticia del indigente que pide limosna cerca de la marquesina de la EMT de la avenida de América. De vez en cuando saca su Smarphone de última generación y habla a través de él. Incluye foto del susodicho. También hay otra foto de una menesterosa, buscando comida entre los cubos de basura y, como no podía ser menos, hablando con el móvil.

¡Ay Dios, y yo sin Smartphone! Mi móvil ya tiene 9 años. Seguro que ningún indigente querría un móvil tan antiguo. ¿Seré yo una “indigente telefónica” por no querer cambiar de móvil? Mi amiga Lules está empeñada en que me compre un Smartphone para poder “wasapearme”. ¿¿¿¿Y eso que es???? ¡Con lo a gusto que estoy con mi móvil de niña pija, color cremita con reborde dorado y con piel de cuero por detrás para que se agarre a la mesa y no se resbale!

Comentarios

Entradas populares de este blog

ASILO DE SANTA CRISTINA X

¿Por qué el edificio del Teatro Real tiene forma de ataúd?

El Teatro Real se construyó en el solar del antiguo teatro de los Caños del Peral que fue derribado por su mal estado en 1817. Un año más tarde, comenzó la construcción del nuevo teatro que se prolongó a lo largo de más de treinta años, siendo inaugurado en 1850 por la reina Isabel II. La planta del teatro resultó muy forzada por el solar que ocupaba, lo que había obligado al arquitecto Antonio López Aguado a articular la sala y el escenario de tal manera que quedaron muchos espacios vacíos así como un difícil tránsito a través de las alas y de las cajas de escaleras. Como la entrada por la plaza era de uso exclusivo para la familia real, y el público entraba por la fachada posterior en la plaza de Isabel II, los espectadores se veían obligados a recorrer interminables pasillos y escaleras. Pascual Madoz, en su Diccionario Geográfico señaló que «este edificio [el teatro] tiene la planta mas ingrata que para un edificio de esta clase ha podido elegirse». En cualquier callejero de Madrid…

ASILO DE SANTA CRISTINA VIII