Ir al contenido principal

Clavel.



Clavel. Entre las calles del Caballero de Gracia e Infantas. 

Cuenta la leyenda que cierta tarde en que el rey Felipe III y su mujer, la reina Margarita de Austria, daban un paseo por la zona, quisieron entrar a ver el convento de la Concepción Francisca, fundado por el Caballero de Gracia y situado en esta calle. Lo encontraron tan pequeño que a los pocos días volvieron junto con el duque de Lerma, el recién nombrado arzobispo de Santo Domingo, el alcalde de la villa y el propio Caballero de Gracia para tratar de obtener las dos casas contiguas que, curiosamente pertenecían al alcalde y al arzobispo, y poder así agrandar el convento. Entonces el Caballero de Gracia se ofreció a regalar otra casa y el duque de Lerma, para no ser menos dijo que él daría un amplio y nuevo lugar para las monjas. Como no se ponían de acuerdo, la reina se agachó y cogió cuatro claveles de una mata que había en la huerta y entregó una flor a cada hombre, comprometiéndoles de esta manera a que cada uno contribuyera a la ampliación del convento. 

Según otros autores, fue la madre abadesa la que entregó los claveles en lugar de la reina, pero la leyenda es la misma.


Del libro “Los nombres de las calles de Madrid”, Isabel Gea.
5ª Edicion - Fecha de la publicación: 14 Mayo 1993
Precio  6.90 €. / Ebook 3.45 €.
Editorial: Ediciones La Librería.
 

Comentarios

Entradas populares de este blog

ASILO DE SANTA CRISTINA X

¿Por qué el edificio del Teatro Real tiene forma de ataúd?

El Teatro Real se construyó en el solar del antiguo teatro de los Caños del Peral que fue derribado por su mal estado en 1817. Un año más tarde, comenzó la construcción del nuevo teatro que se prolongó a lo largo de más de treinta años, siendo inaugurado en 1850 por la reina Isabel II. La planta del teatro resultó muy forzada por el solar que ocupaba, lo que había obligado al arquitecto Antonio López Aguado a articular la sala y el escenario de tal manera que quedaron muchos espacios vacíos así como un difícil tránsito a través de las alas y de las cajas de escaleras. Como la entrada por la plaza era de uso exclusivo para la familia real, y el público entraba por la fachada posterior en la plaza de Isabel II, los espectadores se veían obligados a recorrer interminables pasillos y escaleras. Pascual Madoz, en su Diccionario Geográfico señaló que «este edificio [el teatro] tiene la planta mas ingrata que para un edificio de esta clase ha podido elegirse». En cualquier callejero de Madrid…

ASILO DE SANTA CRISTINA VIII