Ir al contenido principal

La “olvidada” Casa de Campo (y especial para Jacinto)





Buenos y nublados días desde mi Madrid del alma :)

Hoy damos paso rápido a la prensa sin detenernos en los detalles del estado meteorológico, santoral y demás.

La Plataforma Salvemos la Casa de Campo nos hace un pequeño recorrido por aquellas zonas dejadas de la mano de Dios, como se suele decir. El abandonado palacete de los Vargas espera una rehabilitación que nunca llega, las grutas renacentistas que siguen sin restaurarse, el jardín renacentista, aquel que Esperanza Aguirre, siendo ministra de Cultura, prometió reconstruir, o los búnkeres que permanecen olvidados, son algunos de los ejemplos.

Especial para Jacinto y los fans del tema de la Guerra Civil: se ha colocado un cartel explicativo de la denominada “pista del Generalísimo” que unía la Casa de Campo con la Ciudad Universitaria.

Comentarios

Entradas populares de este blog

ASILO DE SANTA CRISTINA X

¿Por qué el edificio del Teatro Real tiene forma de ataúd?

El Teatro Real se construyó en el solar del antiguo teatro de los Caños del Peral que fue derribado por su mal estado en 1817. Un año más tarde, comenzó la construcción del nuevo teatro que se prolongó a lo largo de más de treinta años, siendo inaugurado en 1850 por la reina Isabel II. La planta del teatro resultó muy forzada por el solar que ocupaba, lo que había obligado al arquitecto Antonio López Aguado a articular la sala y el escenario de tal manera que quedaron muchos espacios vacíos así como un difícil tránsito a través de las alas y de las cajas de escaleras. Como la entrada por la plaza era de uso exclusivo para la familia real, y el público entraba por la fachada posterior en la plaza de Isabel II, los espectadores se veían obligados a recorrer interminables pasillos y escaleras. Pascual Madoz, en su Diccionario Geográfico señaló que «este edificio [el teatro] tiene la planta mas ingrata que para un edificio de esta clase ha podido elegirse». En cualquier callejero de Madrid…

ASILO DE SANTA CRISTINA VIII