Ir al contenido principal

Aparece el retrato de Tierno Galván extraviado





¡Albricias! El retrato que hizo José Luis de Palacio al exalcalde Enrique Tierno Galván, valorado en 18.000 euros ha aparecido en las colecciones del Museo de Arte Contemporáneo de Conde Duque.

Ya queda menos para saber el paradero del resto de las obras inventariadas y desaparecidas. Aunque los objetos desaparecidos del Ayuntamiento se remontan a 20 años atrás y, entre ellos figura un lienzo de la Virgen de la Paloma, del siglo XVII que “voló” no se sabe a dónde. También un Cristo Crucificado que debió de portar algún fervoroso “nazareno” saliendo por la puerta del Consistorio de camino a la procesión de Semana Santa; una lámpara de techo del siglo XIX de más de dos metros de altura y una alfombra de 12 metros; así como doce esculturas neoclásicas procedentes del palacio del duque de Osuna, y suma y sigue hasta 200 objetos.

¿Pero esto qué es? Los cacos se han llevado cosas enormes que alguien tendría que haberse dado cuenta de que se las llevaban encima. ¡Vamos, que no es como “extraviar” un reloj de bolsillo de finales del XIX o un platito de porcelana del XVIII de la Fábrica de Porcelana del Retiro! Cuesta imaginarlo pero no cabe duda de que la inventiva de los cacos suele ser muy superior a nuestras entendederas.

http://madridpress.com/not/166982/las_artes_encuentra_uno_de_los_cuadros__extraviados_/

Comentarios

Entradas populares de este blog

ASILO DE SANTA CRISTINA X

¿Por qué el edificio del Teatro Real tiene forma de ataúd?

El Teatro Real se construyó en el solar del antiguo teatro de los Caños del Peral que fue derribado por su mal estado en 1817. Un año más tarde, comenzó la construcción del nuevo teatro que se prolongó a lo largo de más de treinta años, siendo inaugurado en 1850 por la reina Isabel II. La planta del teatro resultó muy forzada por el solar que ocupaba, lo que había obligado al arquitecto Antonio López Aguado a articular la sala y el escenario de tal manera que quedaron muchos espacios vacíos así como un difícil tránsito a través de las alas y de las cajas de escaleras. Como la entrada por la plaza era de uso exclusivo para la familia real, y el público entraba por la fachada posterior en la plaza de Isabel II, los espectadores se veían obligados a recorrer interminables pasillos y escaleras. Pascual Madoz, en su Diccionario Geográfico señaló que «este edificio [el teatro] tiene la planta mas ingrata que para un edificio de esta clase ha podido elegirse». En cualquier callejero de Madrid…

ASILO DE SANTA CRISTINA VIII