Ir al contenido principal

Chinchilla.



Entre la Gran Vía y la calle de la Abada. 

El nombre de Chinchilla lo tomaba del alcalde y magistrado Francisco Chinchilla, que tenía su casa en este lugar y que a pesar de que prohibió tirar inmundicias en su calle, nadie la hacía caso. 

Cierto día vio a una mujeres pelando unas aves muertas en su calle y al preguntarlas contestaron que las habían encontrado allí mismo y que el día anterior, incluso habían hallado una lechuza que les sirvió de comida. Como le alcalde las arrestó, al día siguiente apareció una lechuza clavada en la esquina de su casa. Por este motivo, la calle fue conocida por un tiempo con el nombre de Lechuza y en 1835 lo cambió por el de Chinchilla.



Del libro “Los nombres de las calles de Madrid”, Isabel Gea.
5ª Edicion - Fecha de la publicación: 14 Mayo 1993
Precio  6.90 €. / Ebook 3.45 €.
Editorial: Ediciones La Librería.
 



Comentarios

Entradas populares de este blog

¿Por qué el edificio del Teatro Real tiene forma de ataúd?

El Teatro Real se construyó en el solar del antiguo teatro de los Caños del Peral que fue derribado por su mal estado en 1817. Un año más tarde, comenzó la construcción del nuevo teatro que se prolongó a lo largo de más de treinta años, siendo inaugurado en 1850 por la reina Isabel II. La planta del teatro resultó muy forzada por el solar que ocupaba, lo que había obligado al arquitecto Antonio López Aguado a articular la sala y el escenario de tal manera que quedaron muchos espacios vacíos así como un difícil tránsito a través de las alas y de las cajas de escaleras. Como la entrada por la plaza era de uso exclusivo para la familia real, y el público entraba por la fachada posterior en la plaza de Isabel II, los espectadores se veían obligados a recorrer interminables pasillos y escaleras. Pascual Madoz, en su Diccionario Geográfico señaló que «este edificio [el teatro] tiene la planta mas ingrata que para un edificio de esta clase ha podido elegirse». En cualquier callejero de Madrid…

ASILO DE SANTA CRISTINA X

ASILO DE SANTA CRISTINA VIII