Ir al contenido principal

¡Señoras y señores, con todos ustedes, el mejor jamón ibérico del mundo!



Buenas y soleadas tardes desde mi Madrid del alma :)

BEHER (Bernardo Hernández) recibió el año pasado el premio al mejor jamón ibérico del mundo en la feria IFFA de Frankfurt. Y acaba de recalar en Madrid.

En la calle de Fuencarral 106 ha abierto una tienda gourmet de productos de Guijuelo. Como nos cuenta el ABC de hoy «además de su amplia gama de embutidos ibéricos, los clientes podrán acceder a carnes delicatessen especialmente envasadas. Carnes congeladas de cerdo ibérico como el secreto, la pluma, la presa, el solomillo o las tiras de costilla, entre otros. También productos típicos de Salamanca como el hornazo y el farinato, un embutido originario de Ciudad Rodrigo ideal para acompañar un buen plato de huevos fritos.».

Pues enhorabuena por el premio obtenido, pero yo, me quedo con el mejor jamón de Guijuelo que he probado en mi vida, el de Julián Becerro, que tiene tienda (una de ellas) nada menos que en la Cava Baja, 41. ¡Tomen nota!

Y su dueño es mi vecino de puerta. Arturo, y cada Navidad nos regala un par de paquetes envasados al vacío de jamón de bellota en lonchas cortadas a mano y está... hummmmmmpa’chuparse los dedos. (Los padres de Arturo, además, fueron los que abrieron la famosa taberna La Chata en origen como jamonería, situada igualmente en la Cava Baja y que, a día de hoy, goza de muy buena salud).

¡Toma publicidad! :)

Comentarios

Entradas populares de este blog

ASILO DE SANTA CRISTINA X

¿Por qué el edificio del Teatro Real tiene forma de ataúd?

El Teatro Real se construyó en el solar del antiguo teatro de los Caños del Peral que fue derribado por su mal estado en 1817. Un año más tarde, comenzó la construcción del nuevo teatro que se prolongó a lo largo de más de treinta años, siendo inaugurado en 1850 por la reina Isabel II. La planta del teatro resultó muy forzada por el solar que ocupaba, lo que había obligado al arquitecto Antonio López Aguado a articular la sala y el escenario de tal manera que quedaron muchos espacios vacíos así como un difícil tránsito a través de las alas y de las cajas de escaleras. Como la entrada por la plaza era de uso exclusivo para la familia real, y el público entraba por la fachada posterior en la plaza de Isabel II, los espectadores se veían obligados a recorrer interminables pasillos y escaleras. Pascual Madoz, en su Diccionario Geográfico señaló que «este edificio [el teatro] tiene la planta mas ingrata que para un edificio de esta clase ha podido elegirse». En cualquier callejero de Madrid…

ASILO DE SANTA CRISTINA VIII