martes, 14 de enero de 2014

Cenicero.



Entre la calle del León y la plaza de Cánovas del Castillo. 

Primero se llamó Francos, apellido de una familia que durante generaciones vivió en esta calle.

En 1835 recibió el nombre de Cervantes, en recuerdo del más universal de nuestros escritores, Miguel de Cervantes Saavedra (1547-1616), autor de El ingenioso hidalgo Don Quijote. 

La paradoja es que las calles de Cervantes y de Lope de Vega deberían ser intercambiadas, puesto que en esta de Cervantes vivió Lope de Vega, en el número 11, y en la de Lope de Vega fue enterrado Cervantes, en el convento de las Trinitarias. 


Del libro “Los nombres de las calles de Madrid”, Isabel Gea.
5ª Edicion - Fecha de la publicación: 14 Mayo 1993
Precio  6.90 €. / Ebook 3.45 €.
Editorial: Ediciones La Librería.
 

No hay comentarios:

Publicar un comentario