Ir al contenido principal

Cava Baja.



Entre las plazas de Puerta Cerrada y del Humilladero. (Ver también Cava Alta). 

La salida de esta cava  -antigua mina- la tenía por debajo de la Puerta de Moros, más baja que la Cava Alta, de ahí el nombre. 

Se dice que por ella escaparon los árabes cuando las tropas de Ramiro II y posteriormente las de Alfonso VI tomaron Madrid. 

Al igual que la Cava Alta, cuando el foso que defendía la muralla fue rellenado se denominó Cava Baja de San Francisco hasta que en 1835 se llamó Cava Baja a secas. Esta es la auténtica y tradicional Cava, la de las tabernas y casas de comidas (Viuda de Vacas, Casa Lucio) y de las posadas legendarias (de la Villa, de San Isidro, del León de Oro, del Dragón y de San Pedro, luego Mesón del Segoviano ya desaparecidas) y de la única tonelería que quedaba en Madrid (Muñoz). 

Aquí paraban las diligencias de viajeros procedentes del sur, de ahí las casas de comidas y las posadas. Pero también era una calle muy comercial a donde acudían a reponer semillas, cedazos, cuerdas, esparto... los que traían productos para vender en el mercado de la Cebada.


Del libro “Los nombres de las calles de Madrid”, Isabel Gea.
5ª Edicion - Fecha de la publicación: 14 Mayo 1993
Precio  6.90 €. / Ebook 3.45 €.
Editorial: Ediciones La Librería.
 



Comentarios

Entradas populares de este blog

ASILO DE SANTA CRISTINA X

¿Por qué el edificio del Teatro Real tiene forma de ataúd?

El Teatro Real se construyó en el solar del antiguo teatro de los Caños del Peral que fue derribado por su mal estado en 1817. Un año más tarde, comenzó la construcción del nuevo teatro que se prolongó a lo largo de más de treinta años, siendo inaugurado en 1850 por la reina Isabel II. La planta del teatro resultó muy forzada por el solar que ocupaba, lo que había obligado al arquitecto Antonio López Aguado a articular la sala y el escenario de tal manera que quedaron muchos espacios vacíos así como un difícil tránsito a través de las alas y de las cajas de escaleras. Como la entrada por la plaza era de uso exclusivo para la familia real, y el público entraba por la fachada posterior en la plaza de Isabel II, los espectadores se veían obligados a recorrer interminables pasillos y escaleras. Pascual Madoz, en su Diccionario Geográfico señaló que «este edificio [el teatro] tiene la planta mas ingrata que para un edificio de esta clase ha podido elegirse». En cualquier callejero de Madrid…

ASILO DE SANTA CRISTINA VIII