Ir al contenido principal

Tres cementerios en pleno centro de Madrid




¿Saben lo que había en la actual plaza del Carmen? Hoy hay un aparcamiento subterráneo, unos cines, un hotel, una cafetería, un muro de la paz,... pero antes, hasta el siglo XIX hubo un cementerio en este lugar. 

Aquí estuvo el convento del Carmen y detrás el cementerio de la parroquia de San Luis Obispo, parroquia que estaba en la calle Montera esquina a San Alberto. Convento, cementerio e iglesia desaparecieron y en su lugar existe una plaza ajardinada y un pasaje que comunica esta plaza del Carmen con la calle de la Montera. 

Un segundo cementerio, el de la parroquia de San Sebastián, de la calle Atocha, es en la actualidad un vivero de plantas con una pequeña tienda situada en la calle Huertas. 

Por último, un tercer cementerio fue el de la iglesia de San Ginés, el cual estuvo localizado en lo que hoy es el atrio de entrada por la calle del Arenal. 

Lo cierto es que las catorce antiguas parroquias de Madrid tuvieron adosado su propio cementerio hasta que José I, en 1810, prohibió los enterramientos dentro de la ciudad y se construyeron los primeros camposantos fuera de la Villa.

Del libro “Curiosidades y anécdotas de Madrid”, Isabel Gea.
Ediciones La Librería. 10ª edición. 6,50€.

Comentarios

Entradas populares de este blog

ASILO DE SANTA CRISTINA X

¿Por qué el edificio del Teatro Real tiene forma de ataúd?

El Teatro Real se construyó en el solar del antiguo teatro de los Caños del Peral que fue derribado por su mal estado en 1817. Un año más tarde, comenzó la construcción del nuevo teatro que se prolongó a lo largo de más de treinta años, siendo inaugurado en 1850 por la reina Isabel II. La planta del teatro resultó muy forzada por el solar que ocupaba, lo que había obligado al arquitecto Antonio López Aguado a articular la sala y el escenario de tal manera que quedaron muchos espacios vacíos así como un difícil tránsito a través de las alas y de las cajas de escaleras. Como la entrada por la plaza era de uso exclusivo para la familia real, y el público entraba por la fachada posterior en la plaza de Isabel II, los espectadores se veían obligados a recorrer interminables pasillos y escaleras. Pascual Madoz, en su Diccionario Geográfico señaló que «este edificio [el teatro] tiene la planta mas ingrata que para un edificio de esta clase ha podido elegirse». En cualquier callejero de Madrid…

ASILO DE SANTA CRISTINA VIII