Ir al contenido principal

Los primeros miradores





Los miradores forman parte de la personalidad de Madrid. De hierro y cristal, nada tienen que ver con las actuales terrazas acristaladas que más bien parecen quioscos. 

Los primeros miradores fueron instalados entre 1880 y 1920 en las entonces nuevas casas del barrio de Salamanca, denominada esta zona como el Ensanche. 

Se colocaban por alturas, según la clase social al que se destinaba. El piso principal tenía el mejor mirador y cuanto más alto, el mirador se va haciendo más simple y más pequeño, dándose incluso el caso de que el último piso frecuentemente no lo tenía. Construidos de hierro y cristal como ya he dicho, servían no sólo para mirar, como su propio nombre indica, sino también para aislar del frío y de los ruidos a modo de cámara de aire. 

Una característica es que siempre estaban llenos de plantas y lucían alguna que otra figurita o abanico exótico. 

En la actualidad la mayoría están bastante descuidados, pero siguen siendo reflejo del Madrid de finales del XIX y principios del XX.


Del libro “Curiosidades y anécdotas de Madrid”, Isabel Gea.
Ediciones La Librería. 10ª edición. 6,50€.
 

Comentarios

Entradas populares de este blog

ASILO DE SANTA CRISTINA X

¿Por qué el edificio del Teatro Real tiene forma de ataúd?

El Teatro Real se construyó en el solar del antiguo teatro de los Caños del Peral que fue derribado por su mal estado en 1817. Un año más tarde, comenzó la construcción del nuevo teatro que se prolongó a lo largo de más de treinta años, siendo inaugurado en 1850 por la reina Isabel II. La planta del teatro resultó muy forzada por el solar que ocupaba, lo que había obligado al arquitecto Antonio López Aguado a articular la sala y el escenario de tal manera que quedaron muchos espacios vacíos así como un difícil tránsito a través de las alas y de las cajas de escaleras. Como la entrada por la plaza era de uso exclusivo para la familia real, y el público entraba por la fachada posterior en la plaza de Isabel II, los espectadores se veían obligados a recorrer interminables pasillos y escaleras. Pascual Madoz, en su Diccionario Geográfico señaló que «este edificio [el teatro] tiene la planta mas ingrata que para un edificio de esta clase ha podido elegirse». En cualquier callejero de Madrid…

ASILO DE SANTA CRISTINA VIII