Ir al contenido principal

ESTADIO DE LA PEINETA




Las obras de la Peineta marchan a buen ritmo, aunque en el video a cámara rápida, no soy capaz de ver que progresen las obras. Con o sin JJ.OO. será la sede del Atlético de Madrid en 2015. Ya falta menos para que los vecinos de Arganzuela se libren del Vicente Calderón y de la invasión de coches aparcados en cualquier lugar los días de partido.

Personalmente no me molesta en absoluto el estadio y sus concentraciones. Por eso he puesto los vecinos se libra y no los vecinos nos libramos. Me entero siempre cuando algún equipo mete gol y todas las gradas gritan al unísono “gooollll”. Y cuando hay conciertos de grandes cantantes y grupos, se oye por todo el barrio la música. Yo sí echaré de menos el Vicente Calderón, cuando lo derriben soterrarán ese tramo de la M-30 que quedó a la vista y, según el proyecto se transformará el solar en un parque.

Comentarios

Entradas populares de este blog

ASILO DE SANTA CRISTINA X

¿Por qué el edificio del Teatro Real tiene forma de ataúd?

El Teatro Real se construyó en el solar del antiguo teatro de los Caños del Peral que fue derribado por su mal estado en 1817. Un año más tarde, comenzó la construcción del nuevo teatro que se prolongó a lo largo de más de treinta años, siendo inaugurado en 1850 por la reina Isabel II. La planta del teatro resultó muy forzada por el solar que ocupaba, lo que había obligado al arquitecto Antonio López Aguado a articular la sala y el escenario de tal manera que quedaron muchos espacios vacíos así como un difícil tránsito a través de las alas y de las cajas de escaleras. Como la entrada por la plaza era de uso exclusivo para la familia real, y el público entraba por la fachada posterior en la plaza de Isabel II, los espectadores se veían obligados a recorrer interminables pasillos y escaleras. Pascual Madoz, en su Diccionario Geográfico señaló que «este edificio [el teatro] tiene la planta mas ingrata que para un edificio de esta clase ha podido elegirse». En cualquier callejero de Madrid…

ASILO DE SANTA CRISTINA VIII