Ir al contenido principal

La Farmacia de la Reina Madrid




Esta farmacia, con su bonito nombre tiene, además de antigüedad (que luego veremos), su propia leyenda. 

Cuentan que Isabel de Farnesio, segunda esposa de Felipe V, prefería que le sirvieran medicamentos desde esta botica en lugar de utilizar la Real Botica instalada en Palacio, porque temía ser envenenada por su hijastro Fernando VI, quien terminó desterrándola al palacio de La Granja.

Aparte de la leyenda, la farmacia -dedicada originariamente a la alquimia- está considerada como una de las más antiguas de Madrid así como uno de los establecimientos más antiguos de la Villa y Corte. 

Se halla situada en el número 59 de la calle Mayor y aunque la decoración actual es de 1914, su fundación data de 1574. Sus actuales propietarios aseguran que sirvieron un medicamento a Francisco I, rey de Francia, cuando fue hecho prisionero por Carlos I. 

El establecimiento ha permanecido a la familia fundadora ‑Fernández Ortiz- hasta 1935 en que fue comprada por José Cid, y aho ahora lo regentan sus dos hijas, licenciadas en farmacia.

El local guarda más de trescientos cincuenta tarros de los siglos XVI y XVII fabricados en cerámica de Talavera, porcelana del Buen Retiro y vidrio de La Granja. Su mayor reliquia es uno con el escudo de los Reyes Católicos, Castilla y León y las provincias italianas de Sicilia y Nápoles, que las dueñas guardan celosamente en su casa para evitar que sea robado. 

Dada la antigüedad del establecimiento y de su botamen, han recibido numerosas ofertas de compra por parte de los anticuarios, ansiosos de obtener algunos de sus tarros. Incluso el Museo de Farmacia de Perú, ofreció una importante suma para comprar el establecimiento completo y trasladarlo a dicho país. 

Merece la pena una visita. Aunque sólo pidan unas simples aspirinas, pasen y vean lo bien conservada que está esta Farmacia de la Reina Madre.

Del libro “Curiosidades y anécdotas de Madrid”, Isabel Gea.
Ediciones La Librería. 10ª edición. 6,50€.

Comentarios

Entradas populares de este blog

¿Por qué el edificio del Teatro Real tiene forma de ataúd?

El Teatro Real se construyó en el solar del antiguo teatro de los Caños del Peral que fue derribado por su mal estado en 1817. Un año más tarde, comenzó la construcción del nuevo teatro que se prolongó a lo largo de más de treinta años, siendo inaugurado en 1850 por la reina Isabel II. La planta del teatro resultó muy forzada por el solar que ocupaba, lo que había obligado al arquitecto Antonio López Aguado a articular la sala y el escenario de tal manera que quedaron muchos espacios vacíos así como un difícil tránsito a través de las alas y de las cajas de escaleras. Como la entrada por la plaza era de uso exclusivo para la familia real, y el público entraba por la fachada posterior en la plaza de Isabel II, los espectadores se veían obligados a recorrer interminables pasillos y escaleras. Pascual Madoz, en su Diccionario Geográfico señaló que «este edificio [el teatro] tiene la planta mas ingrata que para un edificio de esta clase ha podido elegirse». En cualquier callejero de Madrid…

ASILO DE SANTA CRISTINA X

ASILO DE SANTA CRISTINA VIII