Ir al contenido principal

La desaparecida iglesia de Santa María




La iglesia más antigua de Madrid no existe desde hace poco más de ciento treinta años. Era la parroquia de Santa María, situada en la calle Mayor esquina a Bailén. Aunque hay quien dice que su construcción data de la época romana, es más probable que fuera del siglo XI o XII. 

La iglesia no debía ser muy bonita que digamos, a juzgar por las descripciones de Vera Tassis, Mesonero Romanos y Pascual Madoz, quienes se referían a ella como «pequeñita», «de mezquina arquitectura» y de «pobre arquitectura», respectivamente. 

En el Museo de San Isidro hay una maqueta de la iglesia que da una idea clara de cómo era esta parroquia de Santa María, derribada en 1868 para ampliar la calle de Bailén y construir el viaducto. 

Se dice que la iglesia fue mezquita durante el período musulmán y convertida en cristiana tras la conquista de Madrid por Alfonso VI en 1085. La parroquia tomó el nombre de Santa María de la Almudena cuando fue hallada la imagen de esta virgen. 

La pequeña calle de la Almudena recuerda que en ese lugar estuvo hasta mediados del siglo XIX la iglesia más antigua de Madrid. Lo único que se conserva de ella son los restos de los cimientos hallados al peatonalizar la citada calle en 1998 así como su campana, que se encuentra en la catedral de la Almudena, edificio que se empezó a construir para sustituir a la «pequeñita», «mezquina» y «pobre» iglesia de Santa María. 

La antigüedad cede paso al desarrollo y a la modernidad de la ciudad. Los restos de los cimientos y del ábside de la iglesia se conservan a la vista bajo una urna de cristal.

Del libro “Curiosidades y anécdotas de Madrid”, Isabel Gea.

Ediciones La Librería. 10ª edición. 6,50€.

Comentarios

Entradas populares de este blog

¿Por qué El Corte Inglés se llama así?

¿Por qué el edificio del Teatro Real tiene forma de ataúd?

El Teatro Real se construyó en el solar del antiguo teatro de los Caños del Peral que fue derribado por su mal estado en 1817. Un año más tarde, comenzó la construcción del nuevo teatro que se prolongó a lo largo de más de treinta años, siendo inaugurado en 1850 por la reina Isabel II. La planta del teatro resultó muy forzada por el solar que ocupaba, lo que había obligado al arquitecto Antonio López Aguado a articular la sala y el escenario de tal manera que quedaron muchos espacios vacíos así como un difícil tránsito a través de las alas y de las cajas de escaleras. Como la entrada por la plaza era de uso exclusivo para la familia real, y el público entraba por la fachada posterior en la plaza de Isabel II, los espectadores se veían obligados a recorrer interminables pasillos y escaleras. Pascual Madoz, en su Diccionario Geográfico señaló que «este edificio [el teatro] tiene la planta mas ingrata que para un edificio de esta clase ha podido elegirse». En cualquier callejero de Madrid…

¿Por qué Madrid se llama así?