Ir al contenido principal

El Ministerio de Asuntos Exteriores




El gran edificio del palacio de Santa Cruz, más conocido como Ministerio de Asuntos Exteriores, fue construido en el siglo XVII como Cárcel de la Corte y destinado a la gente noble o pudiente. 

Los delincuentes vulgares tenían otra cárcel, la de la Villa, en el edificio del Ayuntamiento (de ahí que tenga dos puertas, tal como se ha dicho):  El lado izquierdo de la planta baja del actual ministerio se destinaba a los presos y el derecho a los escribanos. 

En la planta superior en su lado derecho se situaban los alcaldes y en su parte izquierda los tribunales. Y en los sótanos ya se sabe, los calabozos. 

Fue el primer edificio que tuvo la cárcel y de aquí partían los reos para ser ajusticiados en la Plaza Mayor. Cuando en el reinado de Carlos III la cárcel fue trasladada al desaparecido convento del Salvador, detrás del ministerio (de donde toma el nombre la pequeña calle del Salvador), el edificio se convirtió en Palacio de Justicia hasta que, en 1837, este organismo se trasladó a las Salesas Reales, cerca de Colón, donde aún permanece. 

Entonces el palacio de Santa Cruz pasó a ser sede de varios ministerios: Ultramar, Estado y hoy Asuntos Exteriores. * (Ver Ministerio de Asuntos Exteriores).

Del libro “Curiosidades y anécdotas de Madrid”, Isabel Gea.
Ediciones La Librería. 10ª edición. 6,50€.

Comentarios

Entradas populares de este blog

¿Por qué el edificio del Teatro Real tiene forma de ataúd?

El Teatro Real se construyó en el solar del antiguo teatro de los Caños del Peral que fue derribado por su mal estado en 1817. Un año más tarde, comenzó la construcción del nuevo teatro que se prolongó a lo largo de más de treinta años, siendo inaugurado en 1850 por la reina Isabel II. La planta del teatro resultó muy forzada por el solar que ocupaba, lo que había obligado al arquitecto Antonio López Aguado a articular la sala y el escenario de tal manera que quedaron muchos espacios vacíos así como un difícil tránsito a través de las alas y de las cajas de escaleras. Como la entrada por la plaza era de uso exclusivo para la familia real, y el público entraba por la fachada posterior en la plaza de Isabel II, los espectadores se veían obligados a recorrer interminables pasillos y escaleras. Pascual Madoz, en su Diccionario Geográfico señaló que «este edificio [el teatro] tiene la planta mas ingrata que para un edificio de esta clase ha podido elegirse». En cualquier callejero de Madrid…

¿Por qué El Corte Inglés se llama así?

¿Por qué Madrid se llama así?