Ir al contenido principal

El cementerio de los héroes del dos de mayo





Para aquéllos interesados en el tema heroico del dos de mayo diré que hay un pequeño y desconocido cementerio, el llamado Cementerio de la Florida. Aquí están sepultados los restos de las personas fusiladas en la montaña del Príncipe Pío en la madrugada del 3 de mayo de 1808. 

Aquella noche los franceses fusilaron a cuarenta y cuatro personas pero, milagrosamente, uno de ellos consiguió salvarse tirándose al suelo en el preciso momento en que los soldados franceses comenzaban a disparar, dejándose rodar por la pendiente, según su propia declaración que consta en el Archivo Municipal. 

Sólo se conocen los nombres de diecinueve, entre ellos Rafael Canedo, caudillo popular que luchó contra los mamelucos en la Puerta del Sol y el sacerdote Francisco Gallego Dávila, fusilado por orden expresa de Murat. Además, están enterrados Clara del Rey y Esteban Santirso, que murieron luchando en el cuartel de Monteleón. 

El historiador Juan Carlos Montón, en su libro La revolución armada del dos de mayo en Madrid cuenta que en la madrugada del 3 de mayo fueron fusiladas -a la luz de un farol en el suelo- cuarenta y tres personas con tres descargas y que los moribundos fueron rematados con pistola o a golpe de bayoneta. 

El cementerio, situado junto a las vías de la estación del Norte y detrás de la ermita de San Antonio de la Florida, permaneció cerrado durante muchos años hasta que fue abierto de nuevo al público el 2 de mayo de 1981, pudiendo ser visitado cada 2 de mayo. En él sólo hay unos jardines y una pequeña cripta que contiene los restos de cuarenta y tres de los muchos ciudadanos que murieron defendiendo Madrid del asalto de las tropas de Napoleón.


Del libro “Curiosidades y anécdotas de Madrid”, Isabel Gea.
Ediciones La Librería. 10ª edición. 6,50€.
 

Comentarios

Entradas populares de este blog

¿Por qué el edificio del Teatro Real tiene forma de ataúd?

El Teatro Real se construyó en el solar del antiguo teatro de los Caños del Peral que fue derribado por su mal estado en 1817. Un año más tarde, comenzó la construcción del nuevo teatro que se prolongó a lo largo de más de treinta años, siendo inaugurado en 1850 por la reina Isabel II. La planta del teatro resultó muy forzada por el solar que ocupaba, lo que había obligado al arquitecto Antonio López Aguado a articular la sala y el escenario de tal manera que quedaron muchos espacios vacíos así como un difícil tránsito a través de las alas y de las cajas de escaleras. Como la entrada por la plaza era de uso exclusivo para la familia real, y el público entraba por la fachada posterior en la plaza de Isabel II, los espectadores se veían obligados a recorrer interminables pasillos y escaleras. Pascual Madoz, en su Diccionario Geográfico señaló que «este edificio [el teatro] tiene la planta mas ingrata que para un edificio de esta clase ha podido elegirse». En cualquier callejero de Madrid…

ASILO DE SANTA CRISTINA X

¿Por qué Madrid se llama así?