Ir al contenido principal

BAILE DE LAS ESTATUAS


Hablemos de estatuas. 

Cada etapa política tiene o ha tenido sus monumentos escultóricos. Unos se levantan, otros se trasladan de lugar, y otros son retirados, desapareciendo para siempre.  Todo depende de la situación política del momento. 

Del primer grupo no hace falta hablar. Al segundo pertenecen, por mencionar algunas, las estatuas dedicadas a Quevedo (trasladada de la plaza de Alonso Martínez a la glorieta de Quevedo, emplazamiento más  lógico); Claudio Moyano, desde 1982 de nuevo en la glorieta del emperador Carlos V, y que estuvo durante muchos años "perdida" en el patio del colegio del mismo nombre y utilizada por los chicos como poste para sostenimiento de una portería de fútbol. Tras largos años prestando este "servicio", el rostro resultó tan deteriorado por los balonazos recibidos que hubo que restaurarlo porque estaba irreconocible. 
Afortunadamente, después de unos años de "traslado forzoso", ha sido reemplazada a su antiguo lugar, donde, a buen seguro, recibirá mejor trato. 

También la estatua ecuestre de Felipe III tuvo primitivamente otro emplazamiento: la entrada de la Casa de Campo, desde 1616 hasta 1848, en que por iniciativa de Mesonero Romanos, fue trasladada a la Plaza Mayor. En 1873, con la proclamación de la I República, rey y caballo fueron bajados de su pedestal y guardados en un almacén. Al año siguiente, con la restauración borbónica, fueron subidos de nuevo a su pedestal y colocados de nuevo en la Plaza Mayor, donde permanecen hoy.


En el grupo de los desaparecidos está la estatua de Pablo Iglesias, fundador del PSOE y que estuvo en el parque del Oeste hasta que, durante la Guerra Civil, fue enterrada por unos  militantes socialistas en el Retiro. Nunca se ha podido rescatar por desconocerse el lugar exacto donde fue ocultada. Allá por los años 80 se halló tan sólo la cabeza. 

En paradero desconocido se encuentra también la dedicada a Mendizábal, estatua de bronce de dos metros de altura. Famoso por su ley desamortizadora, presidió la actual plaza de Tirso de Molina (antes del Progreso) entre 1869 y 1939, siendo sustituida en este último año por la dedicada a Tirso de Molina. 

Un caso menos conocido es el de una escultura sin catalogar de Benlliure, hallada en una escombrera que el Ayuntamiento tiene en la Casa de Campo y que fue triturada y convertida en piedra, nada menos que para ¡pavimentar una calle! Si Benlliure levantara la cabeza...


Lo cierto es que vivimos en un país en que para ser alguien hay que estar muerto. 

Los que tienen más monumentos dedicados son los militares, que suman veinte entre todas las graduaciones, siendo la más baja la correspondiente al soldado Eloy Gonzalo (que preside Cascorro). 

Les siguen escritores, pintores, músicos y toreros. Por supuesto no hay que olvidar el gran número de monumentos dedicados a reyes españoles, gran parte de los cuales se encuentran en la plaza de Oriente.

Del libro “Curiosidades y anécdotas de Madrid”, Isabel Gea.
Ediciones La Librería. 10ª edición. 6,50€.
http://www.edicioneslalibreria.es/


Comentarios

Entradas populares de este blog

¿Por qué El Corte Inglés se llama así?

El Corte Inglés era inicialmente una tienda dedicada a la sastrería de ropa para niños. En ella se “cortaba” telas para la confección de la ropa.  Esta tienda abrió sus puertas en 1890 en la calle de Preciados esquina a Rompelanzas y Carmen. En 1934, Juan Gordo Centenera, su propietario, se la vendió a Ramón Areces por 150.000 pesetas.  Areces, que había emigrado a los quince años a La Habana (Cuba), cogió la idea de un gran almacén –tal como lo entendemos en la actualidad- de los almacenes El Encanto, de dicha ciudad, donde trabajó como aprendiz junto a su tío César Rodríguez.  Una vez en Madrid, comenzó con siete empleados en 1934 y, en 1940, trasladó el establecimiento a la calle de Preciados esquina a Tetuán donde permanece en la actualidad.  El Corte Inglés, con los años abrió varias sucursales en Madrid y en distintas ciudades españolas. Del libro “Los porqués de Madrid”, Isabel Gea. Ediciones La Librería. ___ edición. ___ €. http://www

¿Por qué el edificio del Teatro Real tiene forma de ataúd?

El Teatro Real se construyó en el solar del antiguo teatro de los Caños del Peral que fue derribado por su mal estado en 1817. Un año más tarde, comenzó la construcción del nuevo teatro que se prolongó a lo largo de más de treinta años, siendo inaugurado en 1850 por la reina Isabel II. La planta del teatro resultó muy forzada por el solar que ocupaba, lo que había obligado al arquitecto Antonio López Aguado a articular la sala y el escenario de tal manera que quedaron muchos espacios vacíos así como un difícil tránsito a través de las alas y de las cajas de escaleras. Como la entrada por la plaza era de uso exclusivo para la familia real, y el público entraba por la fachada posterior en la plaza de Isabel II, los espectadores se veían obligados a recorrer interminables pasillos y escaleras. Pascual Madoz, en su Diccionario Geográfico señaló que «este edificio [el teatro] tiene la planta mas ingrata que para un edificio de esta clase ha podido elegirse». En cualquier calleje

Origen del nombre de Moncloa

El distrito de Moncloa debe su nombre a los condes de Monclova (con v) ‑título que ostentan actualmente los duques del Infantado-, dueños de gran parte de los terrenos donde hoy se asienta el distrito.  Los condes residían en el antiguo palacete de la Moncloa el cual pasó a distintos propietarios y fue destruido durante la Guerra Civil, por ser toda esta frente de batalla.  El actual palacio de la Moncloa, mucho menor en tamaño, se construyó imitando el estilo antiguo del primitivo.  Del libro “Curiosidades y anécdotas de Madrid”, 2ª parte Isabel Gea. Ediciones La Librería. 5ª edición. 6,50€. http://www.edicioneslalibreria.es/