Ir al contenido principal

Los restaurantes de Sol, contra las manifestaciones





Pese a quien le pese, el turismo es un gran motor en la economía madrileña y los restaurantes de la zona de Sol están ya hartos de las manifestaciones. Alegan que cada día que hay manifestación, pierden un 20% de clientes. La Puerta del Sol y alrededores es la principal zona comercial de España: «1.000 comercios, 150 establecimientos hoteleros y más de 300 restaurantes». El daño que supone estas manifestaciones a la economía, al empleo y a los turistas que llegan a Madrid es enorme, algo que no se tiene en cuenta. Cada manifestación va acompañada del corte de calles. Miles de madrileños se ven imposibilitados de aparcar en los aparcamientos cuando vienen a hacer sus compras al centro. Lo mismo pasa con los turistas que quieren acceder a Sol y alrededores, las líneas de autobuses desvían las rutas e, incluso el metro, muchas veces ni para en Sol, pasa de largo la estación.

Ante esta situación, los comerciantes de Sol y alrededores piden a las tres administraciones que impulsen el turismo de compras en el centro de Madrid, que se revitalice la zona y que no se elimine la sensación que tenemos los madrileños que acercarnos a la Puerta del Sol o la Plaza Mayor es un lío por la multitud de manifestaciones que hay.

Y es que solo entre el 25de febrero y el 16 de marzo hay 20 manifestaciones previstas autorizadas, eso sin contar con las que no se comunican a la delegación de Gobierno. Entre ellas destaca una contra la “caza de leones enlatada”, para el 15 del mes que viene.

¿Qué imagen de Madrid queremos dar a los turistas? ¿Qué imagen damos al mundo cada vez que hay una manifestación de “rodea el Congreso” y los turistas que se alojan en los dos mejores hoteles de Madrid, el Palace y el Ritz no pueden salir de ellos o no pueden regresar?


Comentarios

Entradas populares de este blog

ASILO DE SANTA CRISTINA X

¿Por qué el edificio del Teatro Real tiene forma de ataúd?

El Teatro Real se construyó en el solar del antiguo teatro de los Caños del Peral que fue derribado por su mal estado en 1817. Un año más tarde, comenzó la construcción del nuevo teatro que se prolongó a lo largo de más de treinta años, siendo inaugurado en 1850 por la reina Isabel II. La planta del teatro resultó muy forzada por el solar que ocupaba, lo que había obligado al arquitecto Antonio López Aguado a articular la sala y el escenario de tal manera que quedaron muchos espacios vacíos así como un difícil tránsito a través de las alas y de las cajas de escaleras. Como la entrada por la plaza era de uso exclusivo para la familia real, y el público entraba por la fachada posterior en la plaza de Isabel II, los espectadores se veían obligados a recorrer interminables pasillos y escaleras. Pascual Madoz, en su Diccionario Geográfico señaló que «este edificio [el teatro] tiene la planta mas ingrata que para un edificio de esta clase ha podido elegirse». En cualquier callejero de Madrid…

ASILO DE SANTA CRISTINA VIII