sábado, 15 de febrero de 2014

Desengaño.




Entre las calles de Valverde y Concepción Arenal. 

Se llamó primero Desengaño hasta que en el siglo XVII se estableció el convento de San Basilio entre las calles del Desengaño, Barco y Valverde, denominándose popularmente San Basilio o de los "basilios". Pero siempre ha sido calle del Desengaño. 

Este curioso nombre está relacionado con una aventura nocturna del Caballero de Gracia. Según la tradición andaba el citado caballero rondando a una dama que vivía en esta zona y se encontró con el príncipe Vespasiano de Gonzaga, su rival. Ya se disponían a luchar por celos cuando cruzó una sombra cubierta con un velo y seguida por un zorro. Los hombres suspendieron el desafío momentáneamente y decidieron seguir la sombra hasta que ésta se paró junto a una tapia. Cual no sería el asombro de los dos al comprobar que era una momia bien conservada. La frase ¡qué desengaño! pronunciada por ellos dio origen al nombre de la calle. Se dice que todo esto fue inventado para infundir miedo a los que por aquí transitaban y ahuyentarlos porque en una quinta cercana se reunían unos conspiradores que favorecían las aspiraciones del príncipe Carlos, hijo de Felipe II.

Del libro “Los nombres de las calles de Madrid”, Isabel Gea.

5ª Edicion - Fecha de la publicación: 14 Mayo 1993
Precio  6.90 €. / Ebook 3.45 €.
Editorial: Ediciones La Librería.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada