Ir al contenido principal

El búnker japonés



Buenos y semisoleados días desde mi Madrid del alma :)

Después de un par de días de ausencia por causas ajenas a nuestra voluntad, retomamos el resumen de prensa que cada día tiene más seguidores, nos consta.

Empezamos con el tiempo, como suele ser habitual. Y, en vista de que la Aemet, en el centro de Madrid no proporciona datos y en su mapa a todo pone “nd”, pues nada, desde la atalaya de mi ventana, en segunda línea de playa, se observan cada vez más nubes. Mi vecino de enfrente, al otro lado de la plaza, tiene siempre una bandera del Atlético de Madrid ondeando (la cambia por una de España si juega la Selección) y hoy, el estandarte rojiblanco, desplegado por completo, marca la dirección del viento perfectamente. Suroeste. Y el gadget de mi escritorio marca 10 grados.

Vaya mes de febrero más loco que tenemos con el tiempo. Algo usual en este mes. Hay un refrán (machista) que dice “Febrero y las mujeres, tienen en un día diez pareceres”. Para el resto del día se esperan sol y nubes y hasta 12 grados. Así que para hoy se espera nubes y claros y una temperatura máxima de 12º.

El ocaso del Sol será a las 18,56 horas, cuatro minutos le faltan solo para ocultarse a las 7 de la tarde. Como se nota que se van alargando los días. Y la Lunita, clara, cascabelera ella, en cuarto cada vez más menguante, la tendremos a la vista todo el día, pero las nubes apenas la dejaran ver.

Y ya sin más dilación, comenzamos con una noticia que, cuando menos, sorprende por su originalidad. En plena calle de Alcalá, concretamente en el número 122, existe una reproducción de un búnker japonés de la II Guerra Mundial. Se trata de un restaurante de comida japonesa Yugo Sushi&Kobe en el que tanto la carne como el pescado tienen una calidad extraordinaria. Muy por encima de lo que suele estilarse en los restaurantes “take away”, algo que agradecen los aficionados a la comida japonesa. Está considerado además como uno de los mejores restaurantes japoneses de Madrid.

Sin embargo, el gran secreto de este minúsculo restaurante se halla detrás de una cortina que esconde una estrecha escalera que conduce al sótano. Ahí abajo, un búnker japonés de la II Guerra Mundial recibe a los comensales. Su dueño, Julián Mármol, un enamorado de la gastronomía y cultura japonesa, regenta este minúsculo restaurante reservado exclusivamente a sus socios. Como contaba el ABC de ayer «En la reproducción del búnker se han cuidado todos los detalles, bajo el asesoramiento de expertos, tanto historiadores como decoradores de cine Las luces, las paredes de piedra en las que incluso se ha incluido agua que corre como si se filtrara por ellas, las cajas de madera… Y a modo de museo, muchísimos objetos que el propietario ha buscado por todo el mundo. Piezas originales logradas en anticuarios o en subastas: banderas de combate, pañuelos de kamikazes, gorros militares, medallas, mapas, fotografías de soldados japoneses e incluso un teléfono de la época que cuelga de una de las paredes».

Para poder comer o cenar allí es imprescindible pagar una cuota de 200€ anuales aunque esta no incluye la comida, tan solo da derecho al acceso al búnker. La comida se paga aparte.

Mejor leer el artículo completo y, sobre todo, ver la foto de la recreación del búnker en cuestión.

Así Madrid, ya cuenta con el primer búnker japonés que se codeará, dentro de poco con el otro “búnker” famoso madrileño: el del parque de El Capricho. Solo que este último es real y no ofrece comidas ni cenas.


Comentarios

Entradas populares de este blog

ASILO DE SANTA CRISTINA X

¿Por qué el edificio del Teatro Real tiene forma de ataúd?

El Teatro Real se construyó en el solar del antiguo teatro de los Caños del Peral que fue derribado por su mal estado en 1817. Un año más tarde, comenzó la construcción del nuevo teatro que se prolongó a lo largo de más de treinta años, siendo inaugurado en 1850 por la reina Isabel II. La planta del teatro resultó muy forzada por el solar que ocupaba, lo que había obligado al arquitecto Antonio López Aguado a articular la sala y el escenario de tal manera que quedaron muchos espacios vacíos así como un difícil tránsito a través de las alas y de las cajas de escaleras. Como la entrada por la plaza era de uso exclusivo para la familia real, y el público entraba por la fachada posterior en la plaza de Isabel II, los espectadores se veían obligados a recorrer interminables pasillos y escaleras. Pascual Madoz, en su Diccionario Geográfico señaló que «este edificio [el teatro] tiene la planta mas ingrata que para un edificio de esta clase ha podido elegirse». En cualquier callejero de Madrid…

ASILO DE SANTA CRISTINA VIII