Ir al contenido principal

¿Por qué la actual sede del Ayuntamiento en la plaza de Cibeles, se conoce como Palacio de Comunicaciones?




En la esquina de la plaza de Cibeles con la calle de Alcalá y el paseo del Prado se construyeron los denominados Jardines del Buen Retiro en sustitución de los desaparecidos Campos Elíseos en 1870 y, que para los madrileños, supuso una gran pérdida, acostumbrados como estaban a pasar las noches de primavera y verano entre sus frondosos árboles y atracciones. 

En julio de 1900 se convocó un concurso para la construcción de un edificio para sede de la futura Dirección General de Correos y Telégrafos y se asignó como emplazamiento, el solar del desaparecido convento de la Trinidad, en la calle de Atocha, junto al Ministerio de Asuntos Exteriores. El concurso quedó desierto porque finalmente, el Ayuntamiento no creyó conveniente el lugar por el trasiego que generaría de personas. 

En 1904 el Consistorio volvió a convocar un concurso disponiendo para ello el solar de los Jardines del Buen Retiro, en una de las cuatro esquinas privilegiadas de la plaza de Cibeles. Había dos condiciones esenciales: una,  crear espacios amplios para que el público pudiera acceder cómodamente a las ventanillas; y otra, que el edificio debía estar coronado por una torre central para poder situar los cables e hilos aéreos. 

El premio fue ganado por los arquitectos Antonio Palacios y Joaquín Otamendi y en 1907 se iniciaron las obras. Dos años antes, los Jardines del Buen Retiro habían cerrado definitivamente.
La torre central, de 70 metros de altura y que había sido una de las condiciones para el cableado, finalmente no utilizó para este fin porque se decidió hacer canalizaciones subterráneas para las líneas. El edificio se inauguró en 1919.

En 1922, en el torreón de la izquierda de la fachada se estableció la primera emisora española de radiodifusión desde donde se retransmitían conciertos de la Banda Municipal desde el Retiro.

En febrero de 2005 se convocó un concurso internacional para las obras de rehabilitación del Palacio de Comunicaciones para futura sede del Ayuntamiento y espacio cultural. El concurso fue ganado por la Sociedad Arquimática, dirigida por el arquitecto Francisco Rodríguez Partearroyo con el proyecto titulado “El corazón de la ciudad”. En julio del mismo año el personal del edificio lo abandonó definitivamente.   

El 5 de noviembre de 2007, parte de las dependencias del Ayuntamiento se trasladó al antiguo Palacio de las Comunicaciones. El alcalde Alberto Ruiz Gallardón estrenó su nuevo despacho en el segundo piso de la torre lateral izquierda de la fachada.


Del libro “Los porqués de Madrid”, Isabel Gea.
Fecha de la publicación: Octubre 2010 - 13.95 €.
Editorial: Ediciones La Librería.
 





Comentarios

Entradas populares de este blog

¿Por qué El Corte Inglés se llama así?

El Corte Inglés era inicialmente una tienda dedicada a la sastrería de ropa para niños. En ella se “cortaba” telas para la confección de la ropa.  Esta tienda abrió sus puertas en 1890 en la calle de Preciados esquina a Rompelanzas y Carmen. En 1934, Juan Gordo Centenera, su propietario, se la vendió a Ramón Areces por 150.000 pesetas.  Areces, que había emigrado a los quince años a La Habana (Cuba), cogió la idea de un gran almacén –tal como lo entendemos en la actualidad- de los almacenes El Encanto, de dicha ciudad, donde trabajó como aprendiz junto a su tío César Rodríguez.  Una vez en Madrid, comenzó con siete empleados en 1934 y, en 1940, trasladó el establecimiento a la calle de Preciados esquina a Tetuán donde permanece en la actualidad.  El Corte Inglés, con los años abrió varias sucursales en Madrid y en distintas ciudades españolas. Del libro “Los porqués de Madrid”, Isabel Gea. Ediciones La Librería. ___ edición. ___ €. http://www

¿Por qué el edificio del Teatro Real tiene forma de ataúd?

El Teatro Real se construyó en el solar del antiguo teatro de los Caños del Peral que fue derribado por su mal estado en 1817. Un año más tarde, comenzó la construcción del nuevo teatro que se prolongó a lo largo de más de treinta años, siendo inaugurado en 1850 por la reina Isabel II. La planta del teatro resultó muy forzada por el solar que ocupaba, lo que había obligado al arquitecto Antonio López Aguado a articular la sala y el escenario de tal manera que quedaron muchos espacios vacíos así como un difícil tránsito a través de las alas y de las cajas de escaleras. Como la entrada por la plaza era de uso exclusivo para la familia real, y el público entraba por la fachada posterior en la plaza de Isabel II, los espectadores se veían obligados a recorrer interminables pasillos y escaleras. Pascual Madoz, en su Diccionario Geográfico señaló que «este edificio [el teatro] tiene la planta mas ingrata que para un edificio de esta clase ha podido elegirse». En cualquier calleje

ASILO DE SANTA CRISTINA XXIII