Ir al contenido principal

¿Por qué el paseo y la calle de Recoletos se llaman así?



Tanto el paseo como la calle toman el nombre del desaparecido convento de recoletos de San Agustín que estuvo situado en el lugar ocupado hoy por el palacio del marqués de Salamanca, construido en 1855 por el arquitecto Narciso Pascual y Colomer, uno de los más bellos en su época. El palacio está ocupado hoy por el BBVA.

El convento de Recoletos fue fundado en 1592 por doña Eufrasia de Guzmán, marquesa de Terranova. En 1595 los agustinos tomaron posesión del monasterio aunque la iglesia, obra de fray Juan de Nuestra Señora de la O, no se terminó de construir hasta 1620 porque la marquesa, por diversos pleitos familiares, no pudo terminarla. Ésta se concluyó gracias a fray Pedro Manrique, provincial de Castilla, y fue ornamentada gracias a los marqueses de Mejorada, Pedro Fernández del Campo y su esposa, Teresa Salvatierra, los cuales pidieron ser enterrados en ella. 

En el interior de la iglesia destacaba sobre todo la capilla de Nuestra Señora de Copacabana, cuya imagen era una copia de la que existía en Perú. Los numerosos y valiosos cuadros y alhajas que tenían los padres desaparecieron durante la Guerra de la Independencia, pues los franceses lo utilizaron como cuartel. 

El convento de agustinos recoletos fue derribado con la desamortización de Mendizábal en 1836 y en su lugar se construyó entre los años 1846 y 1855, el citado palacio del marqués de Salamanca. En la huerta del convento se abrieron las calles del Cid, Villalar, Gil Santivañes y Recoletos.
En este convento vivió sus últimos años y murió en 1648 el escritor y diplomático, Diego Saavedra Fajardo. También vivió y murió el arquitecto fray Lorenzo de San Nicolás, hijo de fray Juan de Nuestra Señora de la O, arquitecto que construyó la iglesia del convento como se ha dicho, y que ingresó en la orden después de enviudar.


Del libro “Los porqués de Madrid”, Isabel Gea.
Fecha de la publicación: Octubre 2010 - 13.95 €.
Editorial: Ediciones La Librería.
 

Comentarios

Entradas populares de este blog

¿Por qué el edificio del Teatro Real tiene forma de ataúd?

El Teatro Real se construyó en el solar del antiguo teatro de los Caños del Peral que fue derribado por su mal estado en 1817. Un año más tarde, comenzó la construcción del nuevo teatro que se prolongó a lo largo de más de treinta años, siendo inaugurado en 1850 por la reina Isabel II. La planta del teatro resultó muy forzada por el solar que ocupaba, lo que había obligado al arquitecto Antonio López Aguado a articular la sala y el escenario de tal manera que quedaron muchos espacios vacíos así como un difícil tránsito a través de las alas y de las cajas de escaleras. Como la entrada por la plaza era de uso exclusivo para la familia real, y el público entraba por la fachada posterior en la plaza de Isabel II, los espectadores se veían obligados a recorrer interminables pasillos y escaleras. Pascual Madoz, en su Diccionario Geográfico señaló que «este edificio [el teatro] tiene la planta mas ingrata que para un edificio de esta clase ha podido elegirse». En cualquier calleje

¿Por qué los madrileños llaman Lista a la calle de José Ortega y Gasset?

La calle de José Ortega y Gasset recibió este nombre en 1955, cuando se eliminó su primera denominación, calle de Lista, el cual se asignó en 1871 y estaba dedicada al sacerdote, escritor y matemático sevillano del siglo XVII, Alberto Rodríguez Lista y Aragón.  A pesar de los años transcurridos desde que recibió su nueva denominación, popularmente, los madrileños la siguen llamando Lista, quizá también por la permanencia del nombre en la estación de metro. Del libro “Los porqués de Madrid”, Isabel Gea. Ediciones La Librería. ___ edición. ___ €. http://www.edicioneslalibreria.es/  

Origen del nombre de Moncloa

El distrito de Moncloa debe su nombre a los condes de Monclova (con v) ‑título que ostentan actualmente los duques del Infantado-, dueños de gran parte de los terrenos donde hoy se asienta el distrito.  Los condes residían en el antiguo palacete de la Moncloa el cual pasó a distintos propietarios y fue destruido durante la Guerra Civil, por ser toda esta frente de batalla.  El actual palacio de la Moncloa, mucho menor en tamaño, se construyó imitando el estilo antiguo del primitivo.  Del libro “Curiosidades y anécdotas de Madrid”, 2ª parte Isabel Gea. Ediciones La Librería. 5ª edición. 6,50€. http://www.edicioneslalibreria.es/