Ir al contenido principal

¿Por qué hay un antiguo edificio que se llama Palacio del Hielo y del Automóvil?




En los números 4 y 6 de la calle Duque de Medinaceli se levanta un gran edificio conocido antiguamente como Palacio del Hielo. Fue sede durante muchos años de la sección de Humanidades del Consejo Superior de Investigaciones Científicas y del Instituto de Estudios Madrileños.

En 1920, la empresa belga que construyó el Palace Hotel, adquirió un solar de 4.500 m2 frente al hotel para construir un gran edificio que albergara una pista de hielo, sala de fiestas, cabaret, casino y comercios.

Fue diseñado por el arquitecto belga Edmon de Lune y dirigidas por los arquitectos españoles Gabriel Abreu y Fernando García Mercadal. 

Su inauguración en 1922 coincidió con la prohibición de los casinos en España. Se abrió la pista de hielo, un salón estilo Luis XIV para bailar y las tiendas. En el entresuelo se colocaron gradas y galerías desde las que se podía ver la pista de hielo además de un restaurante y un salón de fumadores de estilo inglés. El tercer piso tenía acceso directo desde la calle trasera de San Agustín, en el cual se situó una sala de exposiciones y de venta de coches.

El Palacio del Hielo no tuvo demasiado éxito y en 1928 fue adquirido por el Estado y el edificio fue totalmente reformado por Pedro Muguruza para el Centro de Estudios Históricos. Tras la Guerra Civil sufrió una nueva remodelación para albergar el Patronato Menéndez Pelayo, del Consejo Superior de Investigaciones Científicas a cargo de Ricardo Fernández Vallespín en 1941, y en 1950, Miguel Fisac construyó la librería, de estilo nórdico.

En 1978 sufrió un incendio en la cuarta planta perdiéndose en total 75.000 libros, folletos y revistas. Las obras de restauración se prolongaron hasta 1982.

Tras el traslado de la Biblioteca de Humanidades y del Instituto de Estudios Madrileños que ocupaban el edificio al barrio de San Blas, el edificio ha sido destinado a Centro Internacional de Prensa que aglutinará las numerosas asociaciones de periodistas existentes: Club Internacional de Prensa, Asociación de Periodistas Europeos, Círculo de Corresponsales Extranjeros, Asociación de Corresponsales de Prensa Extranjera, Federación Española de Asociaciones de Periodistas y Federación de Televisiones autonómicas y está previsto que se inaugure antes de 2010 cuando España asuma la Presidencia de la Unión Europea a partir de enero de dicho año.


Del libro “Los porqués de Madrid”, Isabel Gea.
Fecha de la publicación: Octubre 2010 - 13.95 €.
Editorial: Ediciones La Librería.
 

Comentarios

Entradas populares de este blog

¿Por qué El Corte Inglés se llama así?

El Corte Inglés era inicialmente una tienda dedicada a la sastrería de ropa para niños. En ella se “cortaba” telas para la confección de la ropa.  Esta tienda abrió sus puertas en 1890 en la calle de Preciados esquina a Rompelanzas y Carmen. En 1934, Juan Gordo Centenera, su propietario, se la vendió a Ramón Areces por 150.000 pesetas.  Areces, que había emigrado a los quince años a La Habana (Cuba), cogió la idea de un gran almacén –tal como lo entendemos en la actualidad- de los almacenes El Encanto, de dicha ciudad, donde trabajó como aprendiz junto a su tío César Rodríguez.  Una vez en Madrid, comenzó con siete empleados en 1934 y, en 1940, trasladó el establecimiento a la calle de Preciados esquina a Tetuán donde permanece en la actualidad.  El Corte Inglés, con los años abrió varias sucursales en Madrid y en distintas ciudades españolas. Del libro “Los porqués de Madrid”, Isabel Gea. Ediciones La Librería. ___ edición. ___ €. http://www

¿Por qué el edificio del Teatro Real tiene forma de ataúd?

El Teatro Real se construyó en el solar del antiguo teatro de los Caños del Peral que fue derribado por su mal estado en 1817. Un año más tarde, comenzó la construcción del nuevo teatro que se prolongó a lo largo de más de treinta años, siendo inaugurado en 1850 por la reina Isabel II. La planta del teatro resultó muy forzada por el solar que ocupaba, lo que había obligado al arquitecto Antonio López Aguado a articular la sala y el escenario de tal manera que quedaron muchos espacios vacíos así como un difícil tránsito a través de las alas y de las cajas de escaleras. Como la entrada por la plaza era de uso exclusivo para la familia real, y el público entraba por la fachada posterior en la plaza de Isabel II, los espectadores se veían obligados a recorrer interminables pasillos y escaleras. Pascual Madoz, en su Diccionario Geográfico señaló que «este edificio [el teatro] tiene la planta mas ingrata que para un edificio de esta clase ha podido elegirse». En cualquier calleje

ASILO DE SANTA CRISTINA XXIII