Ir al contenido principal

¿Por qué hay una capilla conocida como “de la Cuadra”?




En el número 3 de la calle de Santisteban, en la planta baja de un edificio de viviendas construido en 1859, está lo que era en el siglo XII una cuadra o establo de Iván de Vargas, patrón de San Isidro Labrador. Se construyó en el lugar donde la tradición dice que se hallaba la citada cuadra en la que San Isidro guardaba los bueyes y dormía con ellos. El lugar pasa desapercibido para los propios madrileños que son muchos lo que desconocen esta pequeña capilla porque hay que acceder a través del portal, por una puerta situada junto a la escalera.

Hay noticias de una anterior capilla, construida en el siglo XVII por Juan Antonio López de Zárate y Diego de Vargas, de la que no han quedado restos. La Capilla de la Cuadra de San Isidro tiene forma rectangular y en su interior hay un retablo neoclásico con las esculturas de San Isidro y Santa María de la Cabeza, así como dos vidrieras igualmente con las efigies de los santos y cuatro cuadros que relatan los milagros del patrón de Madrid realizados por M. Castellanos en el siglo XX.

Por deseo expreso de la familia, descendientes de los Vargas, tan sólo se abre el día del patrón, el 15 de mayo, de 10 a 14 horas y de 16,30 a 20,00 horas. Además, se celebran en ella dos misas, a las 10 y a las 12. La capilla la enseña amablemente doña María Teresa Pérez, última descendiente directa de Iván de Vargas.

La capilla ha sido declarada Bien de interés Cultural en la categoría de Sitio Histórico por Decreto de la Comunidad de Madrid de 27 de enero de 2000.


Del libro “Los porqués de Madrid”, Isabel Gea.
Fecha de la publicación: Octubre 2010 - 13.95 €.
Editorial: Ediciones La Librería.
 

Comentarios

Entradas populares de este blog

¿Por qué el edificio del Teatro Real tiene forma de ataúd?

El Teatro Real se construyó en el solar del antiguo teatro de los Caños del Peral que fue derribado por su mal estado en 1817. Un año más tarde, comenzó la construcción del nuevo teatro que se prolongó a lo largo de más de treinta años, siendo inaugurado en 1850 por la reina Isabel II. La planta del teatro resultó muy forzada por el solar que ocupaba, lo que había obligado al arquitecto Antonio López Aguado a articular la sala y el escenario de tal manera que quedaron muchos espacios vacíos así como un difícil tránsito a través de las alas y de las cajas de escaleras. Como la entrada por la plaza era de uso exclusivo para la familia real, y el público entraba por la fachada posterior en la plaza de Isabel II, los espectadores se veían obligados a recorrer interminables pasillos y escaleras. Pascual Madoz, en su Diccionario Geográfico señaló que «este edificio [el teatro] tiene la planta mas ingrata que para un edificio de esta clase ha podido elegirse». En cualquier callejero de Madrid…

ASILO DE SANTA CRISTINA X

ASILO DE SANTA CRISTINA VIII