Ir al contenido principal

¿Por qué es tan conocido el barrio de Chueca?




El barrio de Chueca, el más “fashion” y cosmopolita de Madrid, se halla delimitado por las calles de Barquillo, Fuencarral, Gran Vía y Fernando VI. Es conocido por ser el barrio gay y lésbico por excelencia. Toma su nombre de la plaza de Chueca, dedicada al compositor madrileño de zarzuelas Federico Chueca (1846-1908), entre cuyas obras destacan La Gran Vía y Agua, azucarillos y aguardiente. La plaza de Chueca es el centro neurálgico del barrio.

Chueca ha traspasado las fronteras y es tan popular como el Village neoyorquino o el Soho londinense. En los años 80 del siglo XX comenzó a ser conocido gracias a la “movida madrileña”, pero es una década más tarde cuando empezó su transformación pasando de ser una zona degradada por el tráfico de drogas, sobre todo en la plaza de Chueca, a ser un barrio cosmopolita y multicolor.

Poco a poco la comunidad homosexual madrileña comenzó a poblar el barrio alquilando o comprando pisos antiguos en casas de cien años. Y a continuación llegaron todo tipo de comercios pensados para gays y lesbianas: restaurantes, bares, boutiques, tiendas de diseño, agencias de viajes, librerías, clubes, cafés, sex-shops, peluquerías, locales de tatuaje y piercing, etc., que conviven con los comercios tradicionales. Uno de sus grandes hitos es la celebración de las fiestas del Orgullo Gay.
Chueca cuenta con una vida muy activa durante las noches en un barrio de calles estrechas llenas de comercios, restaurantes y pubs donde es fácil encontrarse con personajes del mundo de la moda, el cine, el teatro o la música. 


Del libro “Los porqués de Madrid”, Isabel Gea.
Fecha de la publicación: Octubre 2010 - 13.95 €.
Editorial: Ediciones La Librería.
 

Comentarios

Entradas populares de este blog

¿Por qué el edificio del Teatro Real tiene forma de ataúd?

El Teatro Real se construyó en el solar del antiguo teatro de los Caños del Peral que fue derribado por su mal estado en 1817. Un año más tarde, comenzó la construcción del nuevo teatro que se prolongó a lo largo de más de treinta años, siendo inaugurado en 1850 por la reina Isabel II. La planta del teatro resultó muy forzada por el solar que ocupaba, lo que había obligado al arquitecto Antonio López Aguado a articular la sala y el escenario de tal manera que quedaron muchos espacios vacíos así como un difícil tránsito a través de las alas y de las cajas de escaleras. Como la entrada por la plaza era de uso exclusivo para la familia real, y el público entraba por la fachada posterior en la plaza de Isabel II, los espectadores se veían obligados a recorrer interminables pasillos y escaleras. Pascual Madoz, en su Diccionario Geográfico señaló que «este edificio [el teatro] tiene la planta mas ingrata que para un edificio de esta clase ha podido elegirse». En cualquier callejero de Madrid…

ASILO DE SANTA CRISTINA X

ASILO DE SANTA CRISTINA VIII