Ir al contenido principal

¿Por qué hay un arco en Moncloa?




Sobre una plataforma de 130 x 29 metros se levanta, desde 1956, el Arco de la Victoria, en la avenida de igual nombre, construido por el arquitecto Modesto López Otero y Pascual Bravo Sanfeliú para conmemorar el vigésimo aniversario del alzamiento nacional contra la República. Mide 39 metros de altura y tiene ocho plantas. A cada lado hay un ascensor que da acceso a un salón central con miradores donde se hallan instalados una gran maqueta de todo el conjunto de la Ciudad Universitaria de 25 m2 y los planos del Arco. En origen se pretendió hacer un museo en la parte superior pero el monumento no se inauguró nunca.

En el frente este el Arco de la Victoria hay una inscripción en latín que traducida dice «Fundada por la magnificencia regia y restaurada por el caudillo de los españoles, la sede de los saberes de Madrid florece ante la mirada de Dios». En el lado opuesto otra: «A las armas que han vencido aquí, la mente que vencerá siempre ha dedicado como regalo este monumento».

El Arco de la Victoria está coronado por una cuádriga de bronce que representa a Minerva, obra de Ramón Arregui, y unos relieves alegóricos del friso, obra de Moisés de Huerta y las claves, representando Victorias, de Ortells.

Frente al Arco de la Victoria estaba previsto instalar la estatua ecuestre del General Franco, pero por voluntad propia suya, no llegó a colocarse en el lugar dispuesto y se emplazó, posteriormente, frente al Ministerio de la Vivienda, en los Nuevos Ministerios. Fue retirada de este lugar en 2005.


Del libro “Los porqués de Madrid”, Isabel Gea.
Fecha de la publicación: Octubre 2010 - 13.95 €.
Editorial: Ediciones La Librería.
 



Comentarios

Entradas populares de este blog

¿Por qué el edificio del Teatro Real tiene forma de ataúd?

El Teatro Real se construyó en el solar del antiguo teatro de los Caños del Peral que fue derribado por su mal estado en 1817. Un año más tarde, comenzó la construcción del nuevo teatro que se prolongó a lo largo de más de treinta años, siendo inaugurado en 1850 por la reina Isabel II. La planta del teatro resultó muy forzada por el solar que ocupaba, lo que había obligado al arquitecto Antonio López Aguado a articular la sala y el escenario de tal manera que quedaron muchos espacios vacíos así como un difícil tránsito a través de las alas y de las cajas de escaleras. Como la entrada por la plaza era de uso exclusivo para la familia real, y el público entraba por la fachada posterior en la plaza de Isabel II, los espectadores se veían obligados a recorrer interminables pasillos y escaleras. Pascual Madoz, en su Diccionario Geográfico señaló que «este edificio [el teatro] tiene la planta mas ingrata que para un edificio de esta clase ha podido elegirse». En cualquier callejero de Madrid…

ASILO DE SANTA CRISTINA X

ASILO DE SANTA CRISTINA VIII