Ir al contenido principal

UNA CIUDAD UNIVERSITARIA PARA MADRID


En 1927 se cumplía el aniversario de las bodas de plata de Alfonso XIII con el trono. 

Como homenaje le fue presentado el proyecto de construcción de una ciudad universitaria que albergara los edificios destinados a estudios universitarios. 

La idea de su creación se la proporcionó don Florestán Aguilar, su dentista, quien, gracias a unos cursos que había seguido en Estados Unidos, tuvo la oportunidad de ver varias ciudades universitarias. 

Al rey le gustó tanto la idea que quiso que ese homenaje revirtiera en la construcción del conjunto. 

Se eligió para ello la zona noroeste de Madrid, aprovechando algunos terrenos de la finca de la Moncloa cedidos por el rey, donde estaban situados la Escuela de Ingenieros Agrónomos, el palacio de la Moncloa y la llamada Casa de Velázquez. 

El 25 de julio de 1928 se realizó un sorteo de lotería a beneficio de la futura Ciudad Universitaria, en el que se obtuvo parte del dinero, que, junto con las donaciones particulares y del propio rey, hicieron posible el inicio de la construcción. 

Las obras se iniciaron en 1929 y, aunque en 1936 estaban casi terminadas, quedaron paralizadas por la Guerra Civil.  Durante la contienda, este lugar sufrió los estragos de ser línea de frente, por ello, el conjunto tuvo que ser restaurado en los años cuarenta.

La anécdota la constituye una excavadora americana que se utilizó por primera vez en España y que, a juicio del entonces ministro de Obras Públicas, Indalecio Prieto, causaba un grave problema, porque declaraba que la máquina quitaba el trabajo de doscientas manos de obra, con el consiguiente aumento del paro de trabajadores. 

A pesar de ello, la excavadora siguió con su trabajo de vaivén, provocando un gran asombro entre los madrileños de aquellos años, contándose entre ellos, el mismísimo Alfonso XIII, quien se acercaba algunos días a contemplar el espectáculo gratuito que ofrecía la máquina.

Del libro “Curiosidades y anécdotas de Madrid”, Isabel Gea.
Ediciones La Librería. 10ª edición. 6,50€.

Comentarios

Entradas populares de este blog

¿Por qué El Corte Inglés se llama así?

El Corte Inglés era inicialmente una tienda dedicada a la sastrería de ropa para niños. En ella se “cortaba” telas para la confección de la ropa.  Esta tienda abrió sus puertas en 1890 en la calle de Preciados esquina a Rompelanzas y Carmen. En 1934, Juan Gordo Centenera, su propietario, se la vendió a Ramón Areces por 150.000 pesetas.  Areces, que había emigrado a los quince años a La Habana (Cuba), cogió la idea de un gran almacén –tal como lo entendemos en la actualidad- de los almacenes El Encanto, de dicha ciudad, donde trabajó como aprendiz junto a su tío César Rodríguez.  Una vez en Madrid, comenzó con siete empleados en 1934 y, en 1940, trasladó el establecimiento a la calle de Preciados esquina a Tetuán donde permanece en la actualidad.  El Corte Inglés, con los años abrió varias sucursales en Madrid y en distintas ciudades españolas. Del libro “Los porqués de Madrid”, Isabel Gea. Ediciones La Librería. ___ edición. ___ €. http://www

¿Por qué el edificio del Teatro Real tiene forma de ataúd?

El Teatro Real se construyó en el solar del antiguo teatro de los Caños del Peral que fue derribado por su mal estado en 1817. Un año más tarde, comenzó la construcción del nuevo teatro que se prolongó a lo largo de más de treinta años, siendo inaugurado en 1850 por la reina Isabel II. La planta del teatro resultó muy forzada por el solar que ocupaba, lo que había obligado al arquitecto Antonio López Aguado a articular la sala y el escenario de tal manera que quedaron muchos espacios vacíos así como un difícil tránsito a través de las alas y de las cajas de escaleras. Como la entrada por la plaza era de uso exclusivo para la familia real, y el público entraba por la fachada posterior en la plaza de Isabel II, los espectadores se veían obligados a recorrer interminables pasillos y escaleras. Pascual Madoz, en su Diccionario Geográfico señaló que «este edificio [el teatro] tiene la planta mas ingrata que para un edificio de esta clase ha podido elegirse». En cualquier calleje

Origen del nombre de Moncloa

El distrito de Moncloa debe su nombre a los condes de Monclova (con v) ‑título que ostentan actualmente los duques del Infantado-, dueños de gran parte de los terrenos donde hoy se asienta el distrito.  Los condes residían en el antiguo palacete de la Moncloa el cual pasó a distintos propietarios y fue destruido durante la Guerra Civil, por ser toda esta frente de batalla.  El actual palacio de la Moncloa, mucho menor en tamaño, se construyó imitando el estilo antiguo del primitivo.  Del libro “Curiosidades y anécdotas de Madrid”, 2ª parte Isabel Gea. Ediciones La Librería. 5ª edición. 6,50€. http://www.edicioneslalibreria.es/