Ir al contenido principal

Regresó la maqueta de la Gran Vía





¿Se acuerdan ustedes de la maqueta de la Gran Vía que se colocó el 4 de abril de 2010 para conmemorar el primer centenario de esta avenida? Desapareció hace casi un año porque tuvo un accidente automovilístico: un coche se empotró en ella. Una grúa ha vuelto a instalarla en la isleta que separa la confluencia de la Gran Vía y Alcalá.

Qué poco cuidado llevan los automovilistas. Hace unos años, la estatua de Agustín Argüelles, que estaba situada en la calle Princesa, frente a la iglesia del Buen Suceso, fue arrollada, literalmente, por un conductor ebrio que dejó el monumento hecho un Cristo. Hace como un año o así, después de pasar por el taller de chapa y pintura, fue colocada en un lugar más tranquilo, frente al edificio situado en el chaflán entre Ferraz y el paseo del Pintor Rosales. ¿Y qué me decís de la Cibeles? Hace unas noches, otro conductor ebrio se dio un chapuzón en la fuente más castiza de Madrid y ahí dejó el coche aparcado y se marchó en taxi a dormir la mona a su casa. Por no hablar de esa otra vez que un desconocido le arrancó la llave a la dosa y apareció luego en un contenedor. O el pez de la fuente de la plaza de San Juan de la Cruz, que apareció hace unos días tirado en la calle del General Oraa. Y ahora, la maqueta de la Gran Vía...

Los monumentos de Madrid deberían tener un plus de peligrosidad y vandalismo.

Comentarios

Entradas populares de este blog

¿Por qué el edificio del Teatro Real tiene forma de ataúd?

El Teatro Real se construyó en el solar del antiguo teatro de los Caños del Peral que fue derribado por su mal estado en 1817. Un año más tarde, comenzó la construcción del nuevo teatro que se prolongó a lo largo de más de treinta años, siendo inaugurado en 1850 por la reina Isabel II. La planta del teatro resultó muy forzada por el solar que ocupaba, lo que había obligado al arquitecto Antonio López Aguado a articular la sala y el escenario de tal manera que quedaron muchos espacios vacíos así como un difícil tránsito a través de las alas y de las cajas de escaleras. Como la entrada por la plaza era de uso exclusivo para la familia real, y el público entraba por la fachada posterior en la plaza de Isabel II, los espectadores se veían obligados a recorrer interminables pasillos y escaleras. Pascual Madoz, en su Diccionario Geográfico señaló que «este edificio [el teatro] tiene la planta mas ingrata que para un edificio de esta clase ha podido elegirse». En cualquier callejero de Madrid…

ASILO DE SANTA CRISTINA X

¿Por qué Madrid se llama así?