Ir al contenido principal

Cabeza.



Entre las calles del Ave María y Lavapiés. 

Cuenta la leyenda que una noche, el criado de un cura acomodado le asesinó y tras cortarle la cabeza, le robó y se marchó a vivir unos años a Portugal. Al cabo del tiempo el criado regresó a Madrid vestido de caballero y una mañana, en el Rastro, decidió comprar una cabeza de carnero. La metió bajo la capa y se marchó andando, pero un alguacil, al ver el rastro de sangre que iba dejando le preguntó qué llevaba. El hombre contestó que acababa de comprar una cabeza de carnero y al ir a mostrársela comprobó, con sorpresa, que se había convertido en la cabeza del sacerdote que había asesinado. Por este motivo fue ahorcado en la Plaza Mayor. En cuanto se cumplió la sentencia, la cabeza se convirtió en la del carnero de nuevo. Y para que no se olvidara aquel suceso Felipe III mandó colocar, en la fachada de la casa del cura, una cabeza de piedra representando al sacerdote. Pero los vecinos pidieron que se quitara porque les asustaba y que en su lugar se edificara una capilla en honor a la Virgen del Carmen, colocándose en ella un cuadro que representaba el suceso.
            
 En la esquina con la calle de Lavapiés, aún permanece en pie el edificio donde estuvo la llamada Cárcel Eclesiástica de la Corona o cárcel de la Inquisición. Data de finales del siglo XVIII y en tiempo de Benito Pérez Galdós se usaba como cocheras y cuadras ya que la Inquisición fue abolida definitivamente en 1820. En él se rodaron algunas escenas de la serie televisiva Fortunata y Jacinta.


Del libro “Los nombres de las calles de Madrid”, Isabel Gea.
5ª Edicion - Fecha de la publicación: 14 Mayo 1993
Precio  6.90 €. / Ebook 3.45 €.
Editorial: Ediciones La Librería.
 

Comentarios

Entradas populares de este blog

ASILO DE SANTA CRISTINA X

¿Por qué el edificio del Teatro Real tiene forma de ataúd?

El Teatro Real se construyó en el solar del antiguo teatro de los Caños del Peral que fue derribado por su mal estado en 1817. Un año más tarde, comenzó la construcción del nuevo teatro que se prolongó a lo largo de más de treinta años, siendo inaugurado en 1850 por la reina Isabel II. La planta del teatro resultó muy forzada por el solar que ocupaba, lo que había obligado al arquitecto Antonio López Aguado a articular la sala y el escenario de tal manera que quedaron muchos espacios vacíos así como un difícil tránsito a través de las alas y de las cajas de escaleras. Como la entrada por la plaza era de uso exclusivo para la familia real, y el público entraba por la fachada posterior en la plaza de Isabel II, los espectadores se veían obligados a recorrer interminables pasillos y escaleras. Pascual Madoz, en su Diccionario Geográfico señaló que «este edificio [el teatro] tiene la planta mas ingrata que para un edificio de esta clase ha podido elegirse». En cualquier callejero de Madrid…

ASILO DE SANTA CRISTINA VIII