Ir al contenido principal

Museo Lázaro Galdiano: exposición de cómo era la correspondencia en los siglos XIX y XX





Especial para papis y mamis y los peques de la casa que han nacido con el ordenador como chupete: en plena era del correo electrónico este museo ha organizado una exposición súper interesante: «Correspondencia sin privacidad: billetes, tarjetas postales y epístolas literarias en la Colección Lázaro».

Como señala Madridiario «es un estudio de la correspondencia a través de billetes, tarjetas y cartas abiertas o epístolas literarias de los siglos XIX y XX que permite descubrir formas poco conocidas de comunicación entre emisor y destinatario, analizar los servicios de correos, públicos o particulares y valorar su significado cultural».

Esta exposición muestra la correspondencia adquirida por Lázaro Galdiano de Lope de Vega y de Francisco de Goya así como parte de su colección privada de postales, tanto de las que él mismo escribió como las que recibió.

Y para los nostálgicos, también es altamente recomendable esta exposición. Como decía el Capitán Tán “en mis viajes por todo lo largo y ancho de este mundo” recuerdo cómo eran las redacciones de los periódicos con el repiquetear constante de las máquinas de escribir y cómo de repente, la llegada del ordenador convirtió estas grandes salas ruidosas en lugares silenciosos. Para los nostálgicos del ruido de la máquina de escribir “tac tactac..tactac ...tac tactac... clin (la campanilla para el retorno del carro) se hicieron en aquella época programas que emulaban estos sonidos en el ordenador.

¿Dónde? Museo Lázaro Galdiano, calle de Serrano, 122
¿Hasta cuándo? Hasta el 27 de enero

Comentarios

Entradas populares de este blog

¿Por qué el edificio del Teatro Real tiene forma de ataúd?

El Teatro Real se construyó en el solar del antiguo teatro de los Caños del Peral que fue derribado por su mal estado en 1817. Un año más tarde, comenzó la construcción del nuevo teatro que se prolongó a lo largo de más de treinta años, siendo inaugurado en 1850 por la reina Isabel II. La planta del teatro resultó muy forzada por el solar que ocupaba, lo que había obligado al arquitecto Antonio López Aguado a articular la sala y el escenario de tal manera que quedaron muchos espacios vacíos así como un difícil tránsito a través de las alas y de las cajas de escaleras. Como la entrada por la plaza era de uso exclusivo para la familia real, y el público entraba por la fachada posterior en la plaza de Isabel II, los espectadores se veían obligados a recorrer interminables pasillos y escaleras. Pascual Madoz, en su Diccionario Geográfico señaló que «este edificio [el teatro] tiene la planta mas ingrata que para un edificio de esta clase ha podido elegirse». En cualquier callejero de Madrid…

ASILO DE SANTA CRISTINA X

ASILO DE SANTA CRISTINA VIII