Ir al contenido principal

¡¡Saludos!!

Buenas y, una vez más, nubosas tardes desde mi Madrid del alma :)

Quedan 9 días para acabar el mes de mayo y las nubes no nos abandonan, seguimos en rebajas de nubes oiga, que las tenemos de todas las formas y tonalidades entre el blanco algodonoso y el gris 

Antes de ir a la prensa de hoy, voy a referirme brevemente a una respuesta que he recibido hace un rato en mi blog al comentario que ayer escribí sobre la dificultad que tenemos los lectores apasionados de temas madrileños al acceso a determinados libros que instituciones, fundaciones y organismos publican sobre Madrid, en este caso el de “Indalecio Prieto y los enlaces ferroviarios de Madrid”. 

Fabio aclara los pormenores de la publicación del citado libro y nos brinda la oportunidad de hacernos con un ejemplar escribiendo a un correo electrónico que proporciona (hasta agotar existencia pues son los que han sobrado). Estoy segura de que habrá al menos una persona realmente interesada, un amigo y compañero apasionado por los ferrocarriles.

Para mí ha sido una grata sorpresa la respuesta y, sobre todo, porque nunca pensé que se me leería fuera del círculo de los “cuatro gatos chalados por Madrid” al que pertenecemos algunos.

¡Muchísimas gracias por su respuesta, Fabio! Y, sobre todo, por leerme.

Saludos madrileños,

Comentarios

Entradas populares de este blog

¿Por qué El Corte Inglés se llama así?

¿Por qué el edificio del Teatro Real tiene forma de ataúd?

El Teatro Real se construyó en el solar del antiguo teatro de los Caños del Peral que fue derribado por su mal estado en 1817. Un año más tarde, comenzó la construcción del nuevo teatro que se prolongó a lo largo de más de treinta años, siendo inaugurado en 1850 por la reina Isabel II. La planta del teatro resultó muy forzada por el solar que ocupaba, lo que había obligado al arquitecto Antonio López Aguado a articular la sala y el escenario de tal manera que quedaron muchos espacios vacíos así como un difícil tránsito a través de las alas y de las cajas de escaleras. Como la entrada por la plaza era de uso exclusivo para la familia real, y el público entraba por la fachada posterior en la plaza de Isabel II, los espectadores se veían obligados a recorrer interminables pasillos y escaleras. Pascual Madoz, en su Diccionario Geográfico señaló que «este edificio [el teatro] tiene la planta mas ingrata que para un edificio de esta clase ha podido elegirse». En cualquier callejero de Madrid…

¿Por qué Madrid se llama así?