Ir al contenido principal

Atentado contra Alfonso XIII el día de su boda





Casa Ciríaco es uno de tantos, buenos y populares restaurantes de Madrid. Fue fundada en los años treinta por Ciriaco Muñoz, quien transformó un antiguo almacén de vinos llamado Casa Vallinas en una taberna-restaurante. Frecuentada por políticos, artistas, escritores y humoristas, ha pasado a la posteridad además de por su buena cocina, por el atentado que sufrieron Alfonso XIII y Victoria Eugenia el día de su boda. 

Desde uno de los balcones del cuarto piso de esta casa fue arrojada una bomba contra los monarcas, a la salida de la iglesia de los Jerónimos. La bomba, camuflada en un ramo de flores, fue lanzada por Mateo Morral y alcanzó la parte delantera del carruaje de los reyes que, milagrosamente, no sufrieron daño alguno. Uno de los caballos murió, el cochero resultó malherido y hubo decenas de heridos y muertos entre los miembros de la escolta real y el público que presenciaba el paso de la comitiva. La nueva reina de España, además del susto y del miedo pasados, terminó con el vestido de novia salpicado de sangre de los heridos. Los reyes cambiaron de carruaje y, según contaron testigos presenciales, fue el propio Alfonso XIII quien tranquilizó a la gente. 


Del libro “Curiosidades y anécdotas de Madrid”, 2ª parte
Isabel Gea.
Ediciones La Librería. 5ª edición. 6,50€.
 

Comentarios

Entradas populares de este blog

¿Por qué El Corte Inglés se llama así?

¿Por qué el edificio del Teatro Real tiene forma de ataúd?

El Teatro Real se construyó en el solar del antiguo teatro de los Caños del Peral que fue derribado por su mal estado en 1817. Un año más tarde, comenzó la construcción del nuevo teatro que se prolongó a lo largo de más de treinta años, siendo inaugurado en 1850 por la reina Isabel II. La planta del teatro resultó muy forzada por el solar que ocupaba, lo que había obligado al arquitecto Antonio López Aguado a articular la sala y el escenario de tal manera que quedaron muchos espacios vacíos así como un difícil tránsito a través de las alas y de las cajas de escaleras. Como la entrada por la plaza era de uso exclusivo para la familia real, y el público entraba por la fachada posterior en la plaza de Isabel II, los espectadores se veían obligados a recorrer interminables pasillos y escaleras. Pascual Madoz, en su Diccionario Geográfico señaló que «este edificio [el teatro] tiene la planta mas ingrata que para un edificio de esta clase ha podido elegirse». En cualquier callejero de Madrid…

¿Por qué Madrid se llama así?