Ir al contenido principal

Madrid se plantea abrir una Oficina de Control de Muros

El titular del ABC me deja con los ojos a cuadros ¿El Ayuntamiento se va a gastar dinero para abrir una oficina para controlar muros? ¿muros de qué? ¿muros históricos? ¿muros en mal estado? ¿muros bonitos? ¿muros de ladrilo, de hormigón? ¿qué muros? ¿estarán incluidas las tapias?

Después de la sorpresa inicial, sigo leyendo: se crearía esta oficina para “regular las actividades de los grafiteros”. Bien, ya sé para qué van a montar esta oficina tan extraña: a partir de ahora, los grafiteros podrán ir a la oficina y solicitar un muro para poder plasmar su graffiti, su pintada, su tag (firma). 

Se me ocurren varias preguntas como ¿será gratuita la cesión de un muro o habrá que pagar un precio suficiente para hacer desistir al artista urbano que ve que no se ajusta a su bolsillo? En caso de que sí haya que pagar por grafitear ¿habrá distintos precios de muros según su cercanía o lejanía al casco antiguo? ¿qué tipos de muros se considerarán susceptibles de ser grafiteados?

El Ayuntamiento gasta 16.000€ diarios en limpiar y eliminar pintadas de fachadas y monumentos y es evidente que hay que hacer algo al respecto para impedir que los “vándalos” de nuestro patrimonio, dejen de estropear fachadas y monumentos con su “firma” al estilo de los antiguos “fulanito estuvo aquí”.

Esperaremos a ver en qué consistirá la oficina y si será efectiva, si lo es, bienvenida sea y bien pagada con nuestros impuestos. 

Comentarios

Entradas populares de este blog

¿Por qué El Corte Inglés se llama así?

¿Por qué el edificio del Teatro Real tiene forma de ataúd?

El Teatro Real se construyó en el solar del antiguo teatro de los Caños del Peral que fue derribado por su mal estado en 1817. Un año más tarde, comenzó la construcción del nuevo teatro que se prolongó a lo largo de más de treinta años, siendo inaugurado en 1850 por la reina Isabel II. La planta del teatro resultó muy forzada por el solar que ocupaba, lo que había obligado al arquitecto Antonio López Aguado a articular la sala y el escenario de tal manera que quedaron muchos espacios vacíos así como un difícil tránsito a través de las alas y de las cajas de escaleras. Como la entrada por la plaza era de uso exclusivo para la familia real, y el público entraba por la fachada posterior en la plaza de Isabel II, los espectadores se veían obligados a recorrer interminables pasillos y escaleras. Pascual Madoz, en su Diccionario Geográfico señaló que «este edificio [el teatro] tiene la planta mas ingrata que para un edificio de esta clase ha podido elegirse». En cualquier callejero de Madrid…

¿Por qué Madrid se llama así?