Ir al contenido principal

Un motorista pierde la dentadura postiza en la M-30





Terminamos este breve resumen de prensa con la noticia de un motorista que perdió su dentadura postiza en plena M-30, por culpa de un estornudo. El suceso se produjo sobre las 10 de la mañana, a la altura del puente de Ventas, dirección norte. El propietario, de la moto y de la dentadura, claro, no dudó en bajarse del vehículo y parar la circulación para buscarla desesperadamente.

Minutos más tarde dos agentes se acercaron al lugar y le conminaron a que desistiera de su búsqueda porque estaba poniendo en peligro su vida.

Es fácil imaginarse la conversación:

-¡Eh! ¿Qué hace usted, hombre? ¿No ve que está poniendo en peligro su vida? ¡Ande, lárguese que está montando un atasco de mil demonios o le pongo una multa!
-No puedo, he perdido la dentadura postiza.
-¿Qué ha perdido qué?... ¡Qué dentadura ni que ocho cuartos! ¡Que se suba a la moto, c***!

Sin embargo, el motorista desdentado siguió en su empeño y mientras, la circulación parada en la M-30, esperando buenamente a que apareciera la dentadura.

-¿Pero es que no me ha entendido? Este tío está “zumbao”- dice dirigiéndose a su compañero.

A los pocos minutos el motorista se marchó. No sabemos si con la dentadura o no. La noticia no lo dice. Seguro que si hubiera llevado el casco con la pantalla cerrada no habría perdido la dentadura.

¡Qué cosas pasan!

http://www.abc.es/madrid/20140426/abci-pierde-dentura-motorista-201404261230.html

¡Qué tengáis buen domingo, el último ya de este mes de abril!

Comentarios

Entradas populares de este blog

ASILO DE SANTA CRISTINA X

¿Por qué el edificio del Teatro Real tiene forma de ataúd?

El Teatro Real se construyó en el solar del antiguo teatro de los Caños del Peral que fue derribado por su mal estado en 1817. Un año más tarde, comenzó la construcción del nuevo teatro que se prolongó a lo largo de más de treinta años, siendo inaugurado en 1850 por la reina Isabel II. La planta del teatro resultó muy forzada por el solar que ocupaba, lo que había obligado al arquitecto Antonio López Aguado a articular la sala y el escenario de tal manera que quedaron muchos espacios vacíos así como un difícil tránsito a través de las alas y de las cajas de escaleras. Como la entrada por la plaza era de uso exclusivo para la familia real, y el público entraba por la fachada posterior en la plaza de Isabel II, los espectadores se veían obligados a recorrer interminables pasillos y escaleras. Pascual Madoz, en su Diccionario Geográfico señaló que «este edificio [el teatro] tiene la planta mas ingrata que para un edificio de esta clase ha podido elegirse». En cualquier callejero de Madrid…

ASILO DE SANTA CRISTINA VIII