Ir al contenido principal

El Parque de la Gavia, lo que pudo ser y lo que es


Y de parque a parque, y escribo porque me toca. De Valdebebas saltamos a la Gavia, un parque abandonado y sin terminar. Iba a ser el Parque del Agua, diseñado por el prestigioso arquitecto Toyo Ito, ganador del Premio Pritzker, considerado el Nobel de la arquitectura y, en la actualidad, está completamente seco.

El Ayuntamiento quiso más tarde que fuera la sede olímpica para las competiciones de aguas bravas en la candidatura de Madrid 2020 gracias a la recuperación del arroyo de la Gavia, pero todo quedó en agua de borrajas.

Además, se proyectaron «diez árboles de agua para purificar por procesos naturales el agua ya tratada procedente de una depuradora cercana. Se han hecho tres y están sin uso». El Consistorio alega en su defensa que dichos árboles no funcionan desde que en junio de 2012 se decretó “el apagón” de las fuentes ornamentales como medida de ahorro.

Y como se sueles decir, “a perro flaco, todo son pulgas” y si ya de por sí existen pocos árboles que arraigaron en su día, para colmo de males de este parque, los conejos lo han invadido llenado el terreno de agujeros de sus madrigueras y obligando al Ayuntamiento a instalar mallas en las bases de los árboles para protegerlos.

http://www.madridiario.es/medioambiente/apertura/ensanche-de-vallecas/parque-de-la-gavia/abandonado/410657

Comentarios

Entradas populares de este blog

¿Por qué el edificio del Teatro Real tiene forma de ataúd?

El Teatro Real se construyó en el solar del antiguo teatro de los Caños del Peral que fue derribado por su mal estado en 1817. Un año más tarde, comenzó la construcción del nuevo teatro que se prolongó a lo largo de más de treinta años, siendo inaugurado en 1850 por la reina Isabel II. La planta del teatro resultó muy forzada por el solar que ocupaba, lo que había obligado al arquitecto Antonio López Aguado a articular la sala y el escenario de tal manera que quedaron muchos espacios vacíos así como un difícil tránsito a través de las alas y de las cajas de escaleras. Como la entrada por la plaza era de uso exclusivo para la familia real, y el público entraba por la fachada posterior en la plaza de Isabel II, los espectadores se veían obligados a recorrer interminables pasillos y escaleras. Pascual Madoz, en su Diccionario Geográfico señaló que «este edificio [el teatro] tiene la planta mas ingrata que para un edificio de esta clase ha podido elegirse». En cualquier callejero de Madrid…

ASILO DE SANTA CRISTINA X

ASILO DE SANTA CRISTINA VIII