Ir al contenido principal

Mini encuesta: ¿estáis a favor o en contra del muevo emplazamiento del Tío Pepe?





Buenos y soleados días desde mi Madrid del alma :)

Empezamos directamente con un breve repaso por la prensa local:

El Tío Pepe ha regresado a la Puerta del Sol. Después de ser desahuciado de su ático habitual, ha estrenado nueva vivienda, en el ático del número 11 de la emblemática plaza, justo enfrente de la sede de la Comunidad de Madrid.

Si antes, en las 12 campanadas el Tío Pepe lo teníamos a la izquierda, al cual veíamos con el rabillo del ojo al son de los ¡dong, dong...! ahora lo tenemos detrás, ya no lo veremos salvo que nos giremos.

Es algo que no tiene demasiada transcendencia pero hay quien no está de acuerdo con el nuevo emplazamiento, como es la asociación Madrid, Patrimonio y Ciudadanía que así lo manifiesta en El País, por boca de su presidente Vicente Patón. La noticia incluye el argumento de esta asociación en contra.

Por eso os propongo una mini encuesta ¿estás a favor o en contra del nuevo emplazamiento del Tío Pepe?

Yo firmé en su día para que volviera a su emplazamiento original, me pareció fatal que Apple lo apeara a golpe de dinero, todo para poder poner su manzana. Y la nueva situación en el número 11 no me gusta demasiado, pero al menos, no hemos perdido el cartel más famoso de Madrid. Siempre es mejor que haberlo dejado encerrado en el almacén del olvido.

A fin de cuentas, Madrid es famosa por el llamado “baile de estatuas”, véase, sin ir más lejos, el Oso y el Madroño y La Mariblanca. Así que no es de extrañar que el Tío Pepe, por “imperativo municipal”, haya cambiado de sitio.


Comentarios

Entradas populares de este blog

ASILO DE SANTA CRISTINA X

¿Por qué el edificio del Teatro Real tiene forma de ataúd?

El Teatro Real se construyó en el solar del antiguo teatro de los Caños del Peral que fue derribado por su mal estado en 1817. Un año más tarde, comenzó la construcción del nuevo teatro que se prolongó a lo largo de más de treinta años, siendo inaugurado en 1850 por la reina Isabel II. La planta del teatro resultó muy forzada por el solar que ocupaba, lo que había obligado al arquitecto Antonio López Aguado a articular la sala y el escenario de tal manera que quedaron muchos espacios vacíos así como un difícil tránsito a través de las alas y de las cajas de escaleras. Como la entrada por la plaza era de uso exclusivo para la familia real, y el público entraba por la fachada posterior en la plaza de Isabel II, los espectadores se veían obligados a recorrer interminables pasillos y escaleras. Pascual Madoz, en su Diccionario Geográfico señaló que «este edificio [el teatro] tiene la planta mas ingrata que para un edificio de esta clase ha podido elegirse». En cualquier callejero de Madrid…

ASILO DE SANTA CRISTINA VIII