Ir al contenido principal

General Castaños.




Entre la plaza de las Salesas y la calle de Génova. 

El trozo comprendido entre Bárbara de Braganza y el lateral de la plaza de la Villa de París era, en origen, un estrecho pasadizo sin salida, conocido por el callejón de las Ánimas, el cual comunicaba el convento de las Salesas con la casa de sus capellanes. Debía su nombre a las mesas que ponía la Hermandad de San Sebastián con la figura de un ánima en madera para pedir dinero para socorrer a los enfermos de una epidemia de peste. Estos eran traídos a la abandonada casa del infante don Tello aquí situada, de los cuales la mayoría murieron y fueron enterrados en un corralón cercano. Por este motivo el sitio fue conocido como el corral de las Ánimas pasando el nombre al callejón. 

En 1875 se prolongó la calle hasta la de Génova recibiendo el nombre del General Castaños, dedicada a Francisco Javier Castaños (1758-1852) al que se le recuerda, sobre todo, por su victoria sobre los franceses en Bailén, primera derrota que sufrieron los soldados de Napoleón. Se dice que cuando venció al general Dupont, éste le entregó su espada diciéndole «Os entrego esta espada vencedora en cien combates» «Por mi parte este es el primero que gano», le respondió el general que en 1833 recibió el título de duque de Bailén. Se cuenta de él que cierto día se presentó a una recepción en el Palacio Real vestido con el uniforme de verano, cosa que extrañó a Fernando VII y así se lo hizo saber. El general le contestó, sin el menor reparo, que a pesar de que el calendario marcaba el mes de enero, él no había cobrado la paga del pasado agosto.

Del libro “Los nombres de las calles de Madrid”, Isabel Gea.

5ª Edicion - Fecha de la publicación: 14 Mayo 1993
Precio  6.90 €. / Ebook 3.45 €.
Editorial: Ediciones La Librería.

Comentarios

Entradas populares de este blog

ASILO DE SANTA CRISTINA X

¿Por qué el edificio del Teatro Real tiene forma de ataúd?

El Teatro Real se construyó en el solar del antiguo teatro de los Caños del Peral que fue derribado por su mal estado en 1817. Un año más tarde, comenzó la construcción del nuevo teatro que se prolongó a lo largo de más de treinta años, siendo inaugurado en 1850 por la reina Isabel II. La planta del teatro resultó muy forzada por el solar que ocupaba, lo que había obligado al arquitecto Antonio López Aguado a articular la sala y el escenario de tal manera que quedaron muchos espacios vacíos así como un difícil tránsito a través de las alas y de las cajas de escaleras. Como la entrada por la plaza era de uso exclusivo para la familia real, y el público entraba por la fachada posterior en la plaza de Isabel II, los espectadores se veían obligados a recorrer interminables pasillos y escaleras. Pascual Madoz, en su Diccionario Geográfico señaló que «este edificio [el teatro] tiene la planta mas ingrata que para un edificio de esta clase ha podido elegirse». En cualquier callejero de Madrid…

ASILO DE SANTA CRISTINA VIII