Ir al contenido principal

La plaza de Margaret Thatcher estará junto a Colón





¿Dónde hay que firmar para evitar semejante atropello? ¿¿qué méritos ha tenido esta buena señora para que Madrid le dedique una plaza nada menos que en pleno centro de Madrid, junto a Colón??



Nuestra querida y nunca bien ponderada alcaldesa decidió regalarle a la primera ministra de la Pérfida Albión una calle o una plaza en Madrid ante la oposición del resto de los grupos municipales y de los madrileños. Y va y le adjudica un lugar, que nunca ha tenido nombre  ni falta que le hacía, junto a la plaza de Colón.

Por si no se ha dado cuenta nuestra querida y nunca bien ponderada alcaldesa, esto es un agravio a ilustres madrileños que más se lo merecen que esta “hija de la Gran Bretaña”. Por desgracia, al medievalista Manuel Montero Vallejo, que ha rescatado el Madrid medieval para los madrileños, se le otorgó una corta calle al otro lado del Manzanares, junto a Antonio López, la cual ni siquiera figura como tal en el callejero del Ayuntamiento, aunque algo es algo.

Y por si tampoco se ha enterado nuestra querida y nunca bien ponderada alcaldesa, doña Ana Botella, es también un agravio para el ilustre madrileñista y Cronista Oficial de la Villa, don José del Corral, que nos dejó en 2011 y todavía no tiene una calle que le recuerde.

Ruego que alguien del PP del Ayuntamiento nos explique a los madrileños qué méritos tiene Margaret Thatcher para recibir una plaza en su nombre y, encima, tan céntrica.

Comentarios

Entradas populares de este blog

ASILO DE SANTA CRISTINA X

¿Por qué el edificio del Teatro Real tiene forma de ataúd?

El Teatro Real se construyó en el solar del antiguo teatro de los Caños del Peral que fue derribado por su mal estado en 1817. Un año más tarde, comenzó la construcción del nuevo teatro que se prolongó a lo largo de más de treinta años, siendo inaugurado en 1850 por la reina Isabel II. La planta del teatro resultó muy forzada por el solar que ocupaba, lo que había obligado al arquitecto Antonio López Aguado a articular la sala y el escenario de tal manera que quedaron muchos espacios vacíos así como un difícil tránsito a través de las alas y de las cajas de escaleras. Como la entrada por la plaza era de uso exclusivo para la familia real, y el público entraba por la fachada posterior en la plaza de Isabel II, los espectadores se veían obligados a recorrer interminables pasillos y escaleras. Pascual Madoz, en su Diccionario Geográfico señaló que «este edificio [el teatro] tiene la planta mas ingrata que para un edificio de esta clase ha podido elegirse». En cualquier callejero de Madrid…

ASILO DE SANTA CRISTINA VIII