Ir al contenido principal

Venturas y desventuras del marqués de Salamanca





Buenos y soleados días desde mi Madrid del alma :)

Según los datos de la Aemet, tenemos 24,5º, 40% de humedad y vientecillo de 12 km/h. Para hoy se espera sol todo el día y temperatura máxima de ¡23º! ¡Pero bueno, si ya estamos un grado y medio por encima de lo previsto!

Los aficionados a las bellísimas puestas de sol de Madrid, tienen una cita en las Vistillas, la plaza de la Armería, el parque del Templo de Debod, el parque de la Virgen Blanca o en la Dehesa de la Villa, a las 21:20 horas que será cuando desaparezca el astro rey. Y la luna, ya la tenemos casi llena, está al 96,50% de luminosidad. Mañana será luna llena, la noche del hombre lobo en París, como cantaba La Unión allá por 1984, en plena movida madrileña.

Vamos ya con el resumen de prensa:

El ABC nos cuenta venturas y desventuras del marqués de Salamanca.

Pero lo que no cuenta es lo siguiente y lo añado:

Quien fue el promotor del barrio que lleva su nombre, se arruinó dos veces y, cuando murió en 1883, tan solo tenía en el bolsillo «un billete de vente duros, una moneda de plata de dos pesetas y unas cuantas de cobre de cinco y diez céntimos- Era e efectivo del fabuloso José de Salamanca; el resto estaba en sus obras que, ahora, son de nosotros». Fuente: “La Castellana escenario de poder. Del palacio de Linares a la Torre Picasso”. Francisco Azorín e Isabel Gea. Ediciones La Librería. Pág. 92.



Comentarios

Entradas populares de este blog

ASILO DE SANTA CRISTINA X

¿Por qué el edificio del Teatro Real tiene forma de ataúd?

El Teatro Real se construyó en el solar del antiguo teatro de los Caños del Peral que fue derribado por su mal estado en 1817. Un año más tarde, comenzó la construcción del nuevo teatro que se prolongó a lo largo de más de treinta años, siendo inaugurado en 1850 por la reina Isabel II. La planta del teatro resultó muy forzada por el solar que ocupaba, lo que había obligado al arquitecto Antonio López Aguado a articular la sala y el escenario de tal manera que quedaron muchos espacios vacíos así como un difícil tránsito a través de las alas y de las cajas de escaleras. Como la entrada por la plaza era de uso exclusivo para la familia real, y el público entraba por la fachada posterior en la plaza de Isabel II, los espectadores se veían obligados a recorrer interminables pasillos y escaleras. Pascual Madoz, en su Diccionario Geográfico señaló que «este edificio [el teatro] tiene la planta mas ingrata que para un edificio de esta clase ha podido elegirse». En cualquier callejero de Madrid…

ASILO DE SANTA CRISTINA VIII