Ir al contenido principal

La grúa, a la carta





Terminamos este breve repaso por la prensa local madrileña con una ¿buena? Noticia para los conductores que dejen mal aparcado el coche y se lleve la sorpresa de no encontrarlo a la vuelta.

Nuestra querida y nunca bien ponderada alcaldesa ha sacado, nuevamente, un conejo de la chistera. Ahora resulta que si la grúa retira un vehículo mal aparcado, el conductor puede solicitar que se lo lleven al depósito que más le convenga.

Suena bien ¿verdad? Pero tiene truco: hay que pagar por ese nuevo “servicio”. Y además, esperar 24 horas para recogerlo en el punto solicitado.

Según la web municipal esmadrid.es «con este nuevo servicio Madrid Movilidad da un paso más hacia la mejora del servicio de retirada de vehículos, facilitando la accesibilidad de los ciudadanos».

¡Ja! ¡Y los madrileños somos tan tontos que nos creemos que es una mejora!

Cuando la grúa se lleva nuestro coche, lo necesitamos inmediatamente, no 24 horas más tarde y pagando encima, un sobrecoste. Lo que hacemos es ir al depósito lo antes posible donde está “alojado” provisionalmente, pagar la multa y largarnos cuanto antes, cabreados porque la grúa se lo ha llevado.

Señor, señor, el Consistorio no sabe qué más hacer para seguir exprimiéndonos.

Comentarios

Entradas populares de este blog

¿Por qué el edificio del Teatro Real tiene forma de ataúd?

El Teatro Real se construyó en el solar del antiguo teatro de los Caños del Peral que fue derribado por su mal estado en 1817. Un año más tarde, comenzó la construcción del nuevo teatro que se prolongó a lo largo de más de treinta años, siendo inaugurado en 1850 por la reina Isabel II. La planta del teatro resultó muy forzada por el solar que ocupaba, lo que había obligado al arquitecto Antonio López Aguado a articular la sala y el escenario de tal manera que quedaron muchos espacios vacíos así como un difícil tránsito a través de las alas y de las cajas de escaleras. Como la entrada por la plaza era de uso exclusivo para la familia real, y el público entraba por la fachada posterior en la plaza de Isabel II, los espectadores se veían obligados a recorrer interminables pasillos y escaleras. Pascual Madoz, en su Diccionario Geográfico señaló que «este edificio [el teatro] tiene la planta mas ingrata que para un edificio de esta clase ha podido elegirse». En cualquier callejero de Madrid…

ASILO DE SANTA CRISTINA X

ASILO DE SANTA CRISTINA VIII