Ir al contenido principal

UN ELEFANTE FAMOSO


Pizarro fue, por supuesto, el famoso conquistador del Perú y así lo estudiaban los niños en el colegio. 

Pero en la mente de más de un niño de mediados del siglo XIX estaría presente también el “otro” Pizarro: un elefante de raza india y famoso residente de la Casa de Fieras del Retiro. 

Según La Ilustración de Madrid, periódico del último tercio del siglo XIX, el elefante recibió el nombre del conquistador porque en América había otro que recorría el continente con el nombre de Cortés. El tal Cortés, al parecer, necesitaba un compañero y el que fue a formar pareja artística con él fue bautizado Pizarro, anunciándose el número de Cortés y Pizarro por toda América. 

A mediados del citado siglo, Pizarro aterrizó en España fijando aquí su residencia, aunque de forma itinerante, pues recorría la península con un espectáculo en el cual luchaba contra toros y animales salvajes en las plazas de los pueblos, saliendo siempre victorioso para deleite de niños y mayores. 

Así fue como perdió uno de sus colmillos, al ir a embestir contra un toro en Valladolid y dando con él en el suelo.
Después de varios años recorriendo España, el 4 de octubre de 1863, el Ayuntamiento de Madrid, ofreció al cansado elefante, asilo en la Casa de Fieras del parque del Retiro, desde donde protagonizó una hazaña memorable que fue recordada por años. 

Cierto día, Pizarro sintió más hambre de lo habitual y no satisfecho con su ración de comida, se escapó yendo a saciar su apetito a una cercana tahona. El dueño del negocio debió llevarse un buen susto al comprobar que entre sus clientes se encontraba un elefante, aunque las crónicas de la época nada dicen de esto. Una vez saciado su apetito, Pizarro se dejó conducir tranquilamente al zoo por su cuidador. Cuando Pizarro, ya viejo, dejó este mundo, su cuerpo fue disecado y donado al museo de Ciencias Naturales, donde se expone en la actualidad.

Del libro “Curiosidades y anécdotas de Madrid”, Isabel Gea.
Ediciones La Librería. 10ª edición. 6,50€.
http://www.edicioneslalibreria.es/

Comentarios

Entradas populares de este blog

ASILO DE SANTA CRISTINA X

¿Por qué el edificio del Teatro Real tiene forma de ataúd?

El Teatro Real se construyó en el solar del antiguo teatro de los Caños del Peral que fue derribado por su mal estado en 1817. Un año más tarde, comenzó la construcción del nuevo teatro que se prolongó a lo largo de más de treinta años, siendo inaugurado en 1850 por la reina Isabel II. La planta del teatro resultó muy forzada por el solar que ocupaba, lo que había obligado al arquitecto Antonio López Aguado a articular la sala y el escenario de tal manera que quedaron muchos espacios vacíos así como un difícil tránsito a través de las alas y de las cajas de escaleras. Como la entrada por la plaza era de uso exclusivo para la familia real, y el público entraba por la fachada posterior en la plaza de Isabel II, los espectadores se veían obligados a recorrer interminables pasillos y escaleras. Pascual Madoz, en su Diccionario Geográfico señaló que «este edificio [el teatro] tiene la planta mas ingrata que para un edificio de esta clase ha podido elegirse». En cualquier callejero de Madrid…

ASILO DE SANTA CRISTINA VIII