Ir al contenido principal

PARROQUIA DE SAN PEDRO EL VIEJO


A propósito de San Pedro el Viejo. Se llama así para diferenciarla de la nueva parroquia de San Pedro el Real (más conocida por iglesia de la Paloma), a donde se trasladó la parroquialidad siendo el Viejo sólo una filial. 

Esta iglesia de San Pedro el Viejo tiene varias leyendas, una de las cuales se refiere a su campana. 

Según cuenta la tradición, dado el gran tamaño de la misma, no podía ser subida hasta el campanario, a pesar de los esfuerzos de todos por conseguirlo.  Por este motivo, tras varios intentos, inútiles todos, los hombres decidieron dejarla apoyada contra la pared hasta el día siguiente en que buscarían alguna otra forma de subirla. Sin embargo -prosigue la leyenda- a la mañana siguiente, apareció misteriosamente colocada en lo alto de la torre. Esto dio lugar a que se le atribuyera a la campana ciertos poderes para alejar las tempestades. Se decía que cuando tañía, se oían voces en el aire que exclamaban: «huyamos, que tocan las campanas de San Pedro». La campana permaneció hasta 1565 en que se quebró, construyéndose de ella dos más pequeñas. * (Ver Iglesia de San Pedro el Viejo).

Del libro “Curiosidades y anécdotas de Madrid”, Isabel Gea.
Ediciones La Librería. 10ª edición. 6,50€.
http://www.edicioneslalibreria.es/

Comentarios

Entradas populares de este blog

ASILO DE SANTA CRISTINA X

¿Por qué el edificio del Teatro Real tiene forma de ataúd?

El Teatro Real se construyó en el solar del antiguo teatro de los Caños del Peral que fue derribado por su mal estado en 1817. Un año más tarde, comenzó la construcción del nuevo teatro que se prolongó a lo largo de más de treinta años, siendo inaugurado en 1850 por la reina Isabel II. La planta del teatro resultó muy forzada por el solar que ocupaba, lo que había obligado al arquitecto Antonio López Aguado a articular la sala y el escenario de tal manera que quedaron muchos espacios vacíos así como un difícil tránsito a través de las alas y de las cajas de escaleras. Como la entrada por la plaza era de uso exclusivo para la familia real, y el público entraba por la fachada posterior en la plaza de Isabel II, los espectadores se veían obligados a recorrer interminables pasillos y escaleras. Pascual Madoz, en su Diccionario Geográfico señaló que «este edificio [el teatro] tiene la planta mas ingrata que para un edificio de esta clase ha podido elegirse». En cualquier callejero de Madrid…

ASILO DE SANTA CRISTINA VIII