Ir al contenido principal

Dos anécdotas sobre los almacenes Arias




Jo, se me olvidó contaros dos cosas del incendio de Almacenes Arias. 

Poca gente sabe que el actual presidente de la Junta de Extremadura, José Antonio Monago, participó en la búsqueda de los cuerpos de los fallecidos en el siniestro. Por aquel entonces era bombero y con unos cuantos compañeros, se metieron en el camión de bomberos y no pararon hasta llegar a la calle Montera.

Segunda historia: a los pocos días del incendio, me acerqué a mi tintorería que había en mi misma calle, en la Prospe y el dueño me contó que su hija era la novia de uno de los bomberos, que ya tenían escogido día, iglesia y restaurante para la boda en breve. 

El padre estaba también muy apenado porque los novios se conocían desde pequeños y era como un miembro más de la familia. El día de la boda, fueron toda la familia al cementerio a rezarle al bombero y cuando ya se marchaban del cementerio, su hija se quedó un rato sola ante la tumba y depositó sobre la lápida un ramo de novia, el que llevaría si se hubieran casado. 

Y recuerdo sus palabras todavía "me di cuenta en ese momento que mi hija se había casado con el amor de su vida". 

Durante unos pocos años yo le preguntaba siempre por su hija. La historia tan triste tuvo años después un final feliz. El mejor amigo del novio, bombero también y compañero del fallecido, se casó con la novia-viuda, y le pregunté si "se había enamorado otra vez?" y me contó que sí y que se iban a casar. 

Cuando se casaron me contó que al salir de la iglesia fueron al cementerio y ella volvió a depositar el ramo de novia en la tumba, así lo quiso el novio. (Todavía se me pone la carne de gallina cuando recuerdo esta historia. No digo nombres por respeto a ellos).

Comentarios

Entradas populares de este blog

¿Por qué el edificio del Teatro Real tiene forma de ataúd?

El Teatro Real se construyó en el solar del antiguo teatro de los Caños del Peral que fue derribado por su mal estado en 1817. Un año más tarde, comenzó la construcción del nuevo teatro que se prolongó a lo largo de más de treinta años, siendo inaugurado en 1850 por la reina Isabel II. La planta del teatro resultó muy forzada por el solar que ocupaba, lo que había obligado al arquitecto Antonio López Aguado a articular la sala y el escenario de tal manera que quedaron muchos espacios vacíos así como un difícil tránsito a través de las alas y de las cajas de escaleras. Como la entrada por la plaza era de uso exclusivo para la familia real, y el público entraba por la fachada posterior en la plaza de Isabel II, los espectadores se veían obligados a recorrer interminables pasillos y escaleras. Pascual Madoz, en su Diccionario Geográfico señaló que «este edificio [el teatro] tiene la planta mas ingrata que para un edificio de esta clase ha podido elegirse». En cualquier callejero de Madrid…

ASILO DE SANTA CRISTINA X

ASILO DE SANTA CRISTINA VIII