Ir al contenido principal

UN ARCO QUE SE HUNDE


El Arco de la Victoria es un monumento conmemorativo erigido después de finalizada la guerra civil. 

Pocos saben que el arco es además un pequeño archivo de la Ciudad Universitaria. Con casi cuarenta metros de altura, tiene ocho plantas en su interior, en la última de las cuales, situada en el centro de la parte superior, existe un salón donde se guardan los planos del propio arco y la maqueta de la Ciudad Universitaria que mide veinticinco metros cuadrados. 

Se accede hasta aquí por medio de dos ascensores situados a cada lado del arco, y que no funcionan por falta de electricidad. 

Desgraciadamente, todas las plantas han estado cerradas permanentemente, presentando en la actualidad un lamentable estado  de abandono [1]. Harían falta varios millones para poder acondicionar el interior y hacerlo visitable, pero la Universidad, de quien depende el monumento, no tiene dinero.


[1] Cuando se escribió este libro en 1988 tal era la situación del Arco de la Victoria. Alos más tarde se restauró el suelo quedando el monumento en perfectas condiciones.

Del libro “Curiosidades y anécdotas de Madrid”, Isabel Gea.
Ediciones La Librería. 10ª edición. 6,50€.
http://www.edicioneslalibreria.es/

Comentarios

Entradas populares de este blog

ASILO DE SANTA CRISTINA X

¿Por qué el edificio del Teatro Real tiene forma de ataúd?

El Teatro Real se construyó en el solar del antiguo teatro de los Caños del Peral que fue derribado por su mal estado en 1817. Un año más tarde, comenzó la construcción del nuevo teatro que se prolongó a lo largo de más de treinta años, siendo inaugurado en 1850 por la reina Isabel II. La planta del teatro resultó muy forzada por el solar que ocupaba, lo que había obligado al arquitecto Antonio López Aguado a articular la sala y el escenario de tal manera que quedaron muchos espacios vacíos así como un difícil tránsito a través de las alas y de las cajas de escaleras. Como la entrada por la plaza era de uso exclusivo para la familia real, y el público entraba por la fachada posterior en la plaza de Isabel II, los espectadores se veían obligados a recorrer interminables pasillos y escaleras. Pascual Madoz, en su Diccionario Geográfico señaló que «este edificio [el teatro] tiene la planta mas ingrata que para un edificio de esta clase ha podido elegirse». En cualquier callejero de Madrid…

ASILO DE SANTA CRISTINA VIII