Ir al contenido principal

LA LEYENDA DE LA CASA DE LA CRUZ


Vamos con una leyenda, porque la Villa y Corte también las tiene. 

En la calle del Sacramento esquina a la del Rollo estuvo situada la llamada Casa de la Cruz, cuya leyenda, una de las más antiguas, es también de las más románticas. 

En tiempos de los árabes, vivía en esta casa un matrimonio musulmán, cuya esposa, joven y bella como es de rigor en las leyendas, mantenía amores secretos con un caballero cristiano. Cierto día el caballero desapareció y nunca más se supo de él. Cuando el moro murió, su esposa desveló el secreto guardado celosamente por años: su marido la había sorprendido con su amante y furioso, mató al caballero, enterrándolo en el tejado de su casa. La joven enamorada, tras convertirse al cristianismo, mandó levantar una cruz de madera en el tejado, la cual, según se dice, hasta que fue derribada la casa, se reflejaba cada atardecer en la pared lateral de la casa de Cisneros, hoy unida al Ayuntamiento por medio de un pasadizo cubierto.

Del libro “Curiosidades y anécdotas de Madrid”, Isabel Gea.
Ediciones La Librería. 10ª edición. 6,50€.
http://www.edicioneslalibreria.es/

Comentarios

  1. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

ASILO DE SANTA CRISTINA X

¿Por qué el edificio del Teatro Real tiene forma de ataúd?

El Teatro Real se construyó en el solar del antiguo teatro de los Caños del Peral que fue derribado por su mal estado en 1817. Un año más tarde, comenzó la construcción del nuevo teatro que se prolongó a lo largo de más de treinta años, siendo inaugurado en 1850 por la reina Isabel II. La planta del teatro resultó muy forzada por el solar que ocupaba, lo que había obligado al arquitecto Antonio López Aguado a articular la sala y el escenario de tal manera que quedaron muchos espacios vacíos así como un difícil tránsito a través de las alas y de las cajas de escaleras. Como la entrada por la plaza era de uso exclusivo para la familia real, y el público entraba por la fachada posterior en la plaza de Isabel II, los espectadores se veían obligados a recorrer interminables pasillos y escaleras. Pascual Madoz, en su Diccionario Geográfico señaló que «este edificio [el teatro] tiene la planta mas ingrata que para un edificio de esta clase ha podido elegirse». En cualquier callejero de Madrid…

ASILO DE SANTA CRISTINA VIII