Ir al contenido principal

EL SUR: UNA ZONA QUE HA DEJADO DE SER DISCRIMINADA


Hasta hace unos años, la zona norte de Madrid ha sido la privilegiada y la sur la discriminada y olvidada. 

En la zona norte se encuentran las universidades, la mayoría de los hospitales y el 80 % de las grandes instalaciones recreativas, mientras que los cementerios, las cárceles y los vertederos están en el sur. 

Como muy bien canta Serrat en una de sus canciones, “El Sur también existe”, y de esto ha tomado conciencia el Ayuntamiento, dando preferencia precisamente a esta zona con la supresión del famoso scalextric de Atocha en 1986 y recuperando así una gran plaza. 

Además, se instaló en 1984 en esta zona el Museo del Ferrocarril, en la antigua estación de Delicias y, en 1986, fueron inaugurados el Centro de Arte Reina Sofía –hoy Museo Nacional Centro de Arte Reina Sofía- en Atocha y el parque Enrique Tierno con el Planetario ubicado en dicho él; el llamado Parque del Manzanares –realizada la primera fase en 2003- y la recuperación de millón y medio de metros cuadrados de terreno con el soterramiento de las vías de ferrocarril entre las estaciones de Príncipe Pío y Delicias, con el nombre de Pasillo Verde Ferroviario en el que se han construido viviendas y zonas verdes habiendo desaparecido las estaciones Imperial y Peñuelas, cuyos solares se destinaron a parques.

Del libro “Curiosidades y anécdotas de Madrid”, Isabel Gea.
Ediciones La Librería. 10ª edición. 6,50€.
http://www.edicioneslalibreria.es/

Comentarios

Entradas populares de este blog

ASILO DE SANTA CRISTINA X

¿Por qué el edificio del Teatro Real tiene forma de ataúd?

El Teatro Real se construyó en el solar del antiguo teatro de los Caños del Peral que fue derribado por su mal estado en 1817. Un año más tarde, comenzó la construcción del nuevo teatro que se prolongó a lo largo de más de treinta años, siendo inaugurado en 1850 por la reina Isabel II. La planta del teatro resultó muy forzada por el solar que ocupaba, lo que había obligado al arquitecto Antonio López Aguado a articular la sala y el escenario de tal manera que quedaron muchos espacios vacíos así como un difícil tránsito a través de las alas y de las cajas de escaleras. Como la entrada por la plaza era de uso exclusivo para la familia real, y el público entraba por la fachada posterior en la plaza de Isabel II, los espectadores se veían obligados a recorrer interminables pasillos y escaleras. Pascual Madoz, en su Diccionario Geográfico señaló que «este edificio [el teatro] tiene la planta mas ingrata que para un edificio de esta clase ha podido elegirse». En cualquier callejero de Madrid…

ASILO DE SANTA CRISTINA VIII