Ir al contenido principal

EL CABALLO DE FELIPE III Y LOS GORRIONES


Si antes hablé de la estatua de Felipe IV, cuyo caballo realiza una difícil pirueta gracias a Galileo Galilei, el caballo de Felipe III también tiene su historia. 

Para ello, acerquémonos a la Plaza Mayor, cuyo centro se halla presido por el tercero de los Felipes a lomos de un caballo. 

Si se fijan bien, la boca del animal permanece cerrada, aunque originalmente estuviera abierta. ¿Y por qué ahora está cerrada?  

Muy sencillo, para salvar la vida de los gorriones. La abertura constituía una gran tentación para los gorriones que se posaban en la boca. Y no se sabe si por curiosidad, casualidad o simplemente resbalón, los pajarillos terminaban en el fondo del caballo, de donde no podían salir sin batir las alas. 

Mas ¡ay!, el espacio era tan reducido que les era imposible volar. Y allí morían, uno tras otro, llenándose el vientre del caballo de huesecillos de infortunados gorriones, constituyendo un auténtico cementerio "gorrionil". 

Esto nunca se supo hasta que, al proclamarse la Segunda República, un "ingenioso" decidió celebrarlo metiendo en el interior del caballo unos petardos. Entre los restos del conjunto escultórico aparecieron cientos de pequeños huesos que nada tenían que ver con la estatua del rey ni con su caballo. 

Cuando el monumento fue reconstruido, se cerró la boca del animal, evitando así que los gorriones pudieran fisgonear las interioridades del caballo.

Del libro “Curiosidades y anécdotas de Madrid”, Isabel Gea.
Ediciones La Librería. 10ª edición. 6,50€.
http://www.edicioneslalibreria.es/

Comentarios

Entradas populares de este blog

ASILO DE SANTA CRISTINA X

¿Por qué el edificio del Teatro Real tiene forma de ataúd?

El Teatro Real se construyó en el solar del antiguo teatro de los Caños del Peral que fue derribado por su mal estado en 1817. Un año más tarde, comenzó la construcción del nuevo teatro que se prolongó a lo largo de más de treinta años, siendo inaugurado en 1850 por la reina Isabel II. La planta del teatro resultó muy forzada por el solar que ocupaba, lo que había obligado al arquitecto Antonio López Aguado a articular la sala y el escenario de tal manera que quedaron muchos espacios vacíos así como un difícil tránsito a través de las alas y de las cajas de escaleras. Como la entrada por la plaza era de uso exclusivo para la familia real, y el público entraba por la fachada posterior en la plaza de Isabel II, los espectadores se veían obligados a recorrer interminables pasillos y escaleras. Pascual Madoz, en su Diccionario Geográfico señaló que «este edificio [el teatro] tiene la planta mas ingrata que para un edificio de esta clase ha podido elegirse». En cualquier callejero de Madrid…

ASILO DE SANTA CRISTINA VIII