Ir al contenido principal

EL RETIRO


Uno de los parques más bonitos de Madrid sin duda es el Retiro, cuyo nombre completo era en su origen Real Sitio del Buen Retiro. 

¿Y por qué Retiro? 
La historia se remonta a los reyes de la Casa de Austria, quienes tenían en el convento de los Jerónimos, junto a la iglesia, un "cuarto" donde se retiraban en Cuaresma, lutos y penitencias. También recibían en este "buen retiro" a altas personalidades que llegaban de fuera. 

Posteriormente, Felipe IV mandó construir, a mediados del siglo XVII, un palacio del que sólo quedan el edificio que albergó el desaparecido museo del Ejército (antiguo Salón del Reino) y el Casón (antiguo Salón de Baile), ambos fuera del recinto del parque en la actualidad.


El parque se construyó alrededor del palacio en terrenos adquiridos a distintos propietarios, entre ellos el conde duque de Olivares, que, según se dice, tenía aquí una quinta de recreo donde se retiraba en su tiempo libre en el cual había un gallinero y se cuenta que, al morir su "favorita" (gallina) doña Ana, regaló el terreno a Felipe IV. 

Por aquel entonces el parque tenía una extensión mucho mayor, pues llegaba hasta el paseo del Prado y Cibeles. 

A mediados del siglo XIX la Corona vendió a Madrid parte del terreno comprendido entre el paseo del Prado y la calle de Alfonso XII que fue ocupado con la construcción del barrio de los Jerónimos. * (Ver Retiro).

Del libro “Curiosidades y anécdotas de Madrid”, Isabel Gea.
Ediciones La Librería. 10ª edición. 6,50€.
http://www.edicioneslalibreria.es/

Comentarios

Entradas populares de este blog

ASILO DE SANTA CRISTINA X

¿Por qué el edificio del Teatro Real tiene forma de ataúd?

El Teatro Real se construyó en el solar del antiguo teatro de los Caños del Peral que fue derribado por su mal estado en 1817. Un año más tarde, comenzó la construcción del nuevo teatro que se prolongó a lo largo de más de treinta años, siendo inaugurado en 1850 por la reina Isabel II. La planta del teatro resultó muy forzada por el solar que ocupaba, lo que había obligado al arquitecto Antonio López Aguado a articular la sala y el escenario de tal manera que quedaron muchos espacios vacíos así como un difícil tránsito a través de las alas y de las cajas de escaleras. Como la entrada por la plaza era de uso exclusivo para la familia real, y el público entraba por la fachada posterior en la plaza de Isabel II, los espectadores se veían obligados a recorrer interminables pasillos y escaleras. Pascual Madoz, en su Diccionario Geográfico señaló que «este edificio [el teatro] tiene la planta mas ingrata que para un edificio de esta clase ha podido elegirse». En cualquier callejero de Madrid…

ASILO DE SANTA CRISTINA VIII