Ir al contenido principal

LAS ESTATUAS DE LA PLAZA DE ORIENTE


Las que están en la plaza de Oriente, fueron realizadas con el fin de adornar la parte superior del Palacio Real, pero su enorme peso impidió que fueran subidas, ante el temor de un posible hundimiento del edificio. 

Otro motivo o causa, que forma parte de la leyenda cuenta que la reina Isabel de Farnesio, esposa de Felipe V, al parecer soñó que las estatuas caían sobre ella a consecuencia de un terremoto. Por orden suya las estatuas fueron colocadas en distintos lugares de Madrid: la plaza de Oriente, el Retiro, la glorieta de las Pirámides y el museo del Ejército. 

La opinión de Fernández de los Ríos sobre dichas estatuas no tiene desperdicio: 

«representan los personajes en posturas que por lo violentas rayan en ridículas, y los caracterizan tan mal en traje y fisonomía, que si los letreros que cada uno tiene al pie acabaran de borrarse, el encargado de bautizar de nuevo aquellos cantos fácilmente podría salir del apuro» 

Y tuvo razón en parte, porque las que se hallan repartidas por el Retiro tienen el nombre prácticamente ilegibles y no hay modo de saber quién es quién. 

Por cierto, ¿sabían que por las noches, las estatuas de la plaza de Oriente bajan de sus pedestales para jugar a la pelota? Eso dicen por ahí.

Del libro “Curiosidades y anécdotas de Madrid”, Isabel Gea.
Ediciones La Librería. 10ª edición. 6,50€.
http://www.edicioneslalibreria.es/

Comentarios

Entradas populares de este blog

ASILO DE SANTA CRISTINA X

¿Por qué el edificio del Teatro Real tiene forma de ataúd?

El Teatro Real se construyó en el solar del antiguo teatro de los Caños del Peral que fue derribado por su mal estado en 1817. Un año más tarde, comenzó la construcción del nuevo teatro que se prolongó a lo largo de más de treinta años, siendo inaugurado en 1850 por la reina Isabel II. La planta del teatro resultó muy forzada por el solar que ocupaba, lo que había obligado al arquitecto Antonio López Aguado a articular la sala y el escenario de tal manera que quedaron muchos espacios vacíos así como un difícil tránsito a través de las alas y de las cajas de escaleras. Como la entrada por la plaza era de uso exclusivo para la familia real, y el público entraba por la fachada posterior en la plaza de Isabel II, los espectadores se veían obligados a recorrer interminables pasillos y escaleras. Pascual Madoz, en su Diccionario Geográfico señaló que «este edificio [el teatro] tiene la planta mas ingrata que para un edificio de esta clase ha podido elegirse». En cualquier callejero de Madrid…

ASILO DE SANTA CRISTINA VIII